Las tarjetas de crédito dejaron de ser aliadas de los usuarios y de los Bancos

Como sucede desde que comenzó esta crisis económica y financiera global, luego de que los problemas se originan en los Estados Unidos, más temprano que tarde llegan a Europa y al resto del mundo.

Ahora aparece en el horizonte de la Eurozona y la Unión Europea en general otro tema que seguramente traerá grandes y graves consecuencias: el de las tarjetas de crédito.

Por estos días el FMI está realizando cálculos que ponen los pelos de punta a los emisores de las tarjetas, ya que estima que la morosidad de los usuarios podría alcanzar los 120.000 millones de euros.

Los grandes Bancos ya parecen haber superado el riesgo de quiebra inminente que los sobrevolaba hasta hace apenas unos pocos meses, pero como el deterioro financiero de todo el sistema está todavía muy vigente, en Europa se vislumbran nuevos peligros a corto y mediano plazo.

El periódico estadounidense “Financial Times” ahora hizo su irrupción en el mercado la crisis de las tarjetas de crédito, que en los Estados Unidos ya dio pérdidas por miles de millones de dólares, y ahora se está trasladando a los Bancos de la Eurozona.

Es lógico esperar en todo el territorio europeo una oleada de impagos entre los consumidores de tarjetas que podría llegar incluso a cifras que superarían los 170.000 millones de dólares.

Según el informe que dio a conocer el FMI, cerca del 15% de los 1,9 billones de dólares de los consumidores estadounidenses no se podrán recuperar, mientras que en Europa los Bancos tampoco podrán recuperar aproximadamente el 7% de los 2,4 billones de dólares (casi 1,7 billones de euros) que forman la deuda global de los consumidores en todos los países de la UE.

El país más afectado sería Gran Bretaña, que es la nación de toda la Eurozona con más titulares de tarjetas de crédito más sus respectivas extensiones.

Como claro ejemplo de esta situación está el hecho de que en Mayo último la organización británica National Debitline informó haber recibido más de 41.000 llamadas de usuarios que manifestaron la imposibilidad de pagar los resúmenes de sus tarjetas de crédito, frente a algo menos de 20.000 llamados en el mismo mes del 2.008.

Comienza ahora para los Bancos y las compañías financieras de toda Europa el largo camino de conseguir recuperar lo que se pueda del dinero circulante en calidad de préstamos (como por ejemplo en compra con tarjetas), y que esta crisis global puso literalmente en la cuerda floja.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies