El crecimiento en Latinoamérica se favorecerá luego de la crisis con políticas conjuntas y probidad gubernamental

A pesar de que todas las predicciones dudaban acerca del comportamiento de los países de Latinoamérica en esta crisis económica y financiera que afecta a todo el mundo, lo concreto es que las economías del bloque latinoamericano pudieron amortiguar con relativo éxito, desde ya mayor al esperado, el panorama que se planteó a nivel regional y mundial.

Pero de ninguna forma puede suponerse que los países latinoamericanos llegaron ya al final del famoso “túnel” que sacará a la economía global de este atolladero en que se encuentra.

Según opinión del Secretario General de la OEA, José Miguel Insulza, quien junto a Luis Alberto Moreno, el Presidente del BID participó recientemente en un foro que analizó las perspectivas sociales y económicas de la región en el marco de un nuevo aniversario del Banco Interamericano de Desarrollo, las políticas multilaterales que logren consensuar todas las naciones latinoamericanas más allá de los bloques parciales que ya están funcionando, como el Mercosur y otros, serán las que en definitiva alejen a sus pueblos de las consecuencias más graves de esta crisis.

El crecimiento de Latinoamérica ha sido mayor en los últimos seis años que en las cuatro décadas anteriores, con una fuerte inversión extranjera y una caída en los niveles de pobreza que, aunque todavía altos, disminuyeron alrededor de un 10% según datos de la CEPAL.

Pero Insulza está convencido que la pobreza no depende sólo del crecimiento económico, sino que está estrechamente ligada a la estabilización definitiva de los regímenes democráticos que todavía no se afirmaron totalmente en algunas naciones del cono sur de América y la zona de América Central.

A su vez Moreno destacó que si bien la situación actual a pesar de la crisis es más próspera que hace cuarenta o cincuenta años atrás, esto no debe ser un motivo de “autocomplacencia” y de dejar de luchar constantemente por el sistema democrático, puesto que en iguales condiciones otras regiones del mundo como Asia lograron crecer más rápido, e inversamente varias naciones africanas no han podido todavía salir del estado de pobreza extrema en el que se encuentran a raíz de las graves falencias de sus sistemas gubernamentales.

Sólo si se garantiza una capacidad y honradez indubitables en la clase dirigente de los países latinoamericanos, el camino hacia el despegue final estará libre y asegurado.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies