¿Los cubanos están al borde de una explosión social?

En Cuba parecen haberse esfumado las esperanzas de un relevo generacional en el poder, tal cual se habían esperanzado muchos anticastristas luego de que Fidel Castro abandonara el gobierno y lo cediera a su hermano Raúl Castro, en lo que muchos creyeron podía ser el paso previo a una “retirada” del clan Castro de la escena política cubana.

La economía de la isla está definitivamente en bancarrota, en parte por el bloqueo a la isla que lidera Estados Unidos y en gran medida por los efectos devastadores de la crisis económica global, que en el caso de Cuba se manifiesta de manera muy seria.

Es así que en una serie de conferencias organizadas por la Asociación para el Estudio de la Economía cubana (ASCE), varios analistas económicos y políticos advirtieron que el desánimo y la marginalidad en que se hunde cada vez más el pueblo cubano podría generar incluso en un no muy largo plazo una “explosión social”.

El economista independiente Óscar Espinosa Chepe admite que la actual situación cubana, como consecuencia de la crisis, es comparable a la que se vivió en la isla en lo dio en llamarse “período especial” cuando en la década de los ’90 se produjo una terrible crisis en la isla debido al derrumbe del bloque socialista europeo y de la URSS en general.

Las perspectivas de Cuba en materia alimentaria y agrícola son muy malas, ya que la producción en los últimos tres años cayó en forma abrupta y la leve reforma agraria que se intentó fracasó por completo.

El país importa en la actualidad casi el 80% de los productos que consume, y sólo el 20% de las tierras cultivables que el gobierno entregó a los campesinos para que las trabajasen están dando buenos resultados.

Ni siquiera los escasos créditos a corto plazo que los cubanos recibían desde el exterior están en estos momentos cancelados, sin fecha cierta de eventual reactivación.

En materia energética pueden comenzar a producirse cortes en un plazo bastante corto por falta de combustible para las usinas generadoras, y en definitiva el panorama general en la isla parece darle la razón a quienes pronostican un caos político y social en los próximos meses.

Ni siquiera aquellas naciones que por distintas razones de afinidad o simpatía podrían brindarle la ayuda necesaria a los cubanos, como es por ejemplo el caso de Venezuela, están en estos momentos en condiciones de hacerlo por la crítica situación derivada en toda la región y en casi todo el mundo por la crisis global.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies