El UBS, primer Banco de Suiza, presenta una situación más que complicada

A Suiza se la asocia inmediatamente como sinónimo de buenos relojes y seguridad bancaria y financiera.

No sabemos si los relojes continúan siendo los mejores del mundo, pero esta crisis económica global logró que la seguridad bancaria suiza ya no sea la que fue hasta no hace mucho tiempo.

La UBS (Unión de Bancos suizos) es la mayor entidad bancaria de ese país, con representación en más de cincuenta países del mundo. Y está en serios problemas.

Informó hace pocos días que cerró el segundo trimestre del 2.009 con resultados en su balance bastante por debajo de las expectativas que tenían para ese período, y también muy por debajo de sus principales rivales en el sector económico-financiero de Suiza.

Hace muy poco había dado por finalizada la polémica que tuvo con las autoridades judiciales de los Estados Unidos sobre la legalidad o no de dar a conocer la identidad de algunos clientes sospechosos de evasión fiscal, en una clara puja sobre la inviolabilidad del secreto bancario.

Y ahora el golpe de gracia fue el anuncio de pérdidas netas de casi 920 millones de euros durante el período marzo/junio, debidas principalmente a su abultada deuda y a un proceso de reestructuración que no va todo lo bien que se estimaba.

Hace un año, para este mismo período, el Banco ya había anunciado pérdidas por casi 260 millones de euros, pero diversos factores como amortización de deudas, la reestructuración que mencionamos, las pérdidas que dio la venta del Banco brasileño Pactual y la profundización de la crisis, hizo que doce meses después el déficit casi se cuadruplicara.

Pero el gigante suizo está decidido a seguir presentando batalla.
Sin tener en cuenta los grandes gastos mencionados, los ingresos de la financiera aumentaron un 45% con respecto al mismo período del año anterior.

La “caja” de la entidad aumentó casi 1.200 millones de euros frente a ese trimestre del 2.008 a pesar de que el conflicto económico con Estados Unidos redujo su banca comercial en prácticamente 1.100 millones de euros.

De acuerdo a las expectativas anunciadas a principios del 2.009, para el tercer trimestre deberían esperarse resultados negativos de menor magnitud que los actuales, que de cualquier forma se consideran peligrosos para un sector bancario como el suizo, acostumbrado a cualquier cosa menos a los sacudones financieros que está padeciendo por estos meses, cuando la crisis no hace distinciones entre pequeños Bancos de países tercermundistas y gigantes corporativos de una de las principales plazas financieras del mundo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies