Según el presidente de Brasil, el FMI ya no puede decirles qué hacer a los brasileños

Luiz Inácio Lula Da Silva, el carismático presidente del Brasil, afirmó hace apenas unos días que más allá de los errores que muchos economistas de todo el mundo aseguran que cometió y sigue cometiendo el FMI en esta crisis económica global, el organismo internacional ya no está en condiciones de decirle a su país lo que debe hacer para contrarrestar los efectos de la crisis.

“Ahora Brasil pasó a ser escuchado por el FMI”, aseguró Lula Da Silva en reciente conferencia de prensa, “porque pasamos nosotros a ser acreedores del Fondo, al haberles prestado 10.000 millones de dólares, cuando en un pasado no muy lejano eran ellos quienes debían girarnos remesas para hacer frente a nuestros pagos y necesidades”.

“A partir de ese momento es Brasil el que le dice al Fondo lo que tiene que hacer y no lo contrario”, dijo el presidente brasileño en una columna de un conocido diario de Brasil, en la que responde cartas que le escriben los ciudadanos de su país.

“Brasil en la actualidad no sólo no pide apoyo financiero al FMI sino que le presta 10.000 millones de dólares a la institución, con posibilidades de incrementar ese préstamo en un futuro mediato”.

Lula Da Silva ya le había expresado su deseo de independencia económica del Fondo al diario español “El País” en octubre del año pasado, en ocasión de una larga entrevista que se le realizó.

Ahora reafirmó sus pretensiones a través de declaraciones de la ministra Dilma Roussef, cuando el gobierno brasileño pasó a ser acreedor del organismo internacional, ganándose el respeto de los centros financieros de todo el mundo.

Al mismo tiempo que hay muchas naciones que todavía se debaten para salir de la crisis, Brasil lo está logrando a un muy buen ritmo y fortalecido en su postura frente al resto del mundo.

Lula Da Silva, como jefe de la oposición cuando aún no era presidente, siempre fue muy crítico con las actitudes del FMI con respecto a Brasil, situación que ahora cambió radicalmente y le permitió a la primera potencia de Latinoamérica haber sido el último país de la región en sufrir la crisis global y el primero en superarla.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies