¿La OEA está en crisis económica por falta de presupuesto?

Según el Secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, este fundamental organismo internacional deberá a partir del próximo año efectuar recortes tanto de personal como presupuesto para los distintos programas de ayuda que lleva adelante, a causa de la dramática reducción presupuestaria que está sufriendo el organismo regional que preside, y que según sus propias palabras no comenzó con esta crisis económica global que atraviesa el mundo sino que viene desde hace ya varios años.

Insulza ya presentó al Consejo permanente del organismo el proyecto tentativo de presupuesto para el 2.010, que será según sus cálculos de 178 millones de dólares, repartidos entre 90 millones para el fondo regular y 88 millones a actividades que se financian con aportes voluntarios y contribuciones específicas de los países miembros.

Debido a la crisis por la que atraviesan casi la totalidad de los países miembros, Insulza no prevé incrementar las cuotas anuales de los 33 países que pertenecen a la OEA, pero sí tiene previsto tener que utilizar más de 7 millones de dólares de la reserva de la organización, en un intento de poder llevar a cabo al menos los proyectos más importantes.

Es una facultad de los Estados miembros decidir voluntariamente un aumento aunque sea moderado de las cuotas que aportan, para asegurar así el funcionamiento básico de la organización que incluye el salario de los empleados, tal como ocurrió en dos de los últimos cinco años.

Pero el mismo Insulza reconoció que esas contribuciones voluntarias no han sido suficientes, y por ello se debió recurrir sistemáticamente a los fondos de reserva de la OEA, con lo cual su capacidad de maniobras se redujo drásticamente.

El secretario general reconoce la importancia que los países miembros le dan a las contribuciones voluntarias para ayudar a mantener el funcionamiento del organismo, pero resulta ser que esta crisis que está haciendo estragos en las economías de todas las naciones de la región les impide colaborar en la actualidad, puesto que su principal preocupación es mantener hoy por hoy las prestaciones sociales básicas de sus pueblos.

Esto parecería estar transformándose en el “cuento de nunca acabar”, ya que los países no pueden colaborar con la OEA y por lo tanto el organismo internacional no puede ayudar a los miembros que están atravesando las situaciones más complicadas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies