Los créditos hipotecarios tuvieron en España la menor subida interanual en más de una década

La tasa de los créditos hipotecarios que tanto los Bancos como las Cajas les dan a los particulares para que compren una vivienda, subieron en Junio de este año algo menos del 1% en la comparación interanual con el año anterior, lo cual es un claro signo de su continua desaceleración, en la menor cifra de los últimos 13 años.

Los especialistas en el tema explican la situación echándole la culpa a la restricción crediticia provocada por las turbulencias de los mercados internacionales como una de las consecuencias de la crisis económica global que sigue haciendo de las suyas.

Por su parte, los préstamos destinados al consumo registraron en ese mismo período el primer dato negativo en su evolución, al sufrir una caída del 1% para situarse en aproximadamente 235.000 millones de euros.

De acuerdo a los datos que el Banco de España dio a conocer en su boletín mensual de Julio, el conjunto de los Bancos españoles tiene en estos momentos dados a los hogares en calidad de préstamos hipotecarios algo más de 670.000 millones de euros, que es algo mayor a la de Julio del 2.008 pero que continúa en caída con respecto a meses anteriores de este año.

Esta caída en las sumas destinadas a los créditos hipotecarios se viene produciendo desde comienzos del 2.009, cuando se produjo la primera caída después de unos cuantos años de subidas sin interrupción.

Si este ritmo de caída sigue, y nada hace pensar que vaya a cambiar al menos en los próximos meses porque los requisitos para acceder al crédito siguen siendo muchos y muy exigentes, los créditos hipotecarios probablemente tendrán cuando termine el verano europeo tasas de crecimiento negativo, como ya dijimos que está ocurriendo con los créditos para el consumo.

En el año 2.006, los créditos hipotecarios alcanzaron un récord de crecimiento que superó el 20% interanual, y a partir de ese momento comenzaron a desacelerarse en paralelo a la crisis del mercado inmobiliario durante el 2.007, para terminar en el 2.008 con la hecatombe inmobiliaria y económica que dio vía libre definitivamente a la crisis en España.

A partir de ese momento todo es tristemente conocido: una gran disminución del dinero circulante con la consecuente falta de liquidez, un endurecimiento en el otorgamiento de créditos por temor a la mora y una brusca caída en el dinero prestado a familias y particulares para cualquier fin buscado.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies