Las líneas aéreas españolas tienen serios problemas laborales con sus empleados

Cuando la época de vacaciones de verano todavía está en pleno auge en España, la huelga es una palabra que se mece sobre la cabeza de al menos dos de las líneas aéreas españolas con más tráfico.

Los serios conflictos laborales que se vinieron gestando desde hace ya un tiempo en el marco de esta crisis económica que no deja que prácticamente nada funcione con normalidad, Spanair ya anunció la realización de huelgas en la prestación de sus servicios y Air Comet, que también lo había anunciado, por el momento lo ha dejado en suspenso pero con el peligro latente de reflotarlos en cualquier momento.

Los trabajadores de la empresa Spanair que desempeñan sus funciones en los servicios centrales en Palma ya anunciaron que van a ir a la huelga todos los Lunes y Viernes del mes de Agosto, días complicados por el tráfico de pasajeros que vuelan por los fines de semana.

Estos paros se llevan a cabo en señal de protesta porque la empresa trasladó casi 400 trabajadores de Baleares a Barcelona, donde está previsto que se fije la central de la compañía.

Como la compañía es ahora propiedad de empresarios e instituciones catalanas, están trasladando todos los servicios a su nueva sede en Barcelona, lo que trae aparejado muchísimos inconvenientes para los empleados que deberán trasladarse a su nueva ciudad de trabajo.

Para estas horas está prevista una reunión de mediación en la que los representantes sindicales no tienen depositadas muchas esperanzas.

Los trabajadores, en parte condicionados por la eventual pérdida del empleo en tiempos tan difíciles como los actuales, piden al menos 6 meses de plazo para realizar los traslados o indemnizaciones especiales y extraordinarias para los que opten por no trasladarse a Barcelona para continuar con su empleo.

En cuanto a Air Comet, que es propiedad del grupo Marsans, el “pequeño” detale es que sus 900 empleados llevan ya varios meses sin cobrar ni la nóminas ni las pagas extraordinarias.

Los dueños de la empresa, Gerardo Díaz Ferrán, a su vez presidente de la CEOE, y Gonzalo Pascual, admiten que “tal vez algunos empleados no cobran desde hace no más de cuatro meses (???)”, sin hacer ninguna estimación de la cantidad de impagos ni del monto adeudado.

USO, UGT y CC OO habían convocado a unos 150 empleados del personal en tierra a realizar varios días de paros parciales, pero esto quedó en suspenso después que la empresa se comprometiera en forma escrita a abonar inmediatamente las nóminas de Junio y Julio, y las pagas extraordinarias el 10 de Agosto.

De no cumplirse lo pactado, el personal comenzaría con las huelgas a partir de la segunda quincena de Agosto.

En épocas donde el trabajo es un bien que escasea, estas no son buenas noticias para el mercado laboral español.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies