El Citigroup se desprende por la crisis de prestaciones en Europa

El Citigroup, gigante bancario de los Estados Unidos, tiene previsto desprenderse debido a la crisis económica que se inició en su país hace ya más de un año de al menos veinte negocios, casi todos ellos ubicados en la Eurozona, y principalmente los vinculados a la financiación al consumo.

Esto es lo que manifestó el consejero delegado de la entidad Vikram Pandit a un diario de Singapur en una entrevista que dio hace pocos días.

Según el máximo ejecutivo del Citigroup, el área más afectada será la que se ocupa de los préstamos al consumidor, ya que según explicó se produjo debido a la crisis un cambio que afecta notablemente la disponibilidad de fondos, haciéndola más peligrosa por el aumento en la tasa de morosidad derivada de la situación económica de la mayoría de los hogares de la región europea.

El Citigroup está en estos momentos llevando adelante una gran reestructuración que tendrá por objetivo final que el gigante bancario tenga sólo tres líneas de negocios principales que manejará volúmenes de dinero muy parecidos entre ellas: la banca de consumo, los servicios financieros y el sector de valores, que incluirá todo lo concerniente a la banca de inversión.

En el futuro las autoridades del Citigroup piensan apuntar sus esfuerzos sobre todo a los negocios en Asia, los que actualmente ya aportan el 40% de los beneficios totales del Banco.

El Citi aspira a ser el Banco que sirva de nexo a todas las operaciones financieras entre compañías de Asia y los Estados Unidos, ya que según sus afirmaciones, “el mercado norteamericano está mirando cada vez más a Asia y cuando haga pie allí nosotros queremos estar para ayudarlos”.

La situación actual del Citi, si bien dista mucho de ser la de las épocas de bonanza del Banco, van mejorando paulatinamente con cifras que se tornan alentadoras.

En el segundo trimestre de este año se obtuvieron ganancias netas de 4.300 millones de dólares, que contrastan con las pérdidas de casi 2.500 millones de dólares que arrojó el balance en el mismo trimestre del 2.008.

Esto se debe en gran parte a la buena aceptación que tuvo entre sus accionistas y en el mercado financiero de los Estados Unidos en general la cesión del control de su filial de gestión Smith Barney a Morgan Stanley, en la que el Citi quedó con el 49% de las acciones pero que sirvió para sanear una buena porción de sus activos, que estaban muy dañados por efectos de la crisis global.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies