El correo de los Estados Unidos está muy complicado por la recesión

US Postal Service, el servicio postal de los Estados Unidos, tiene un lema que está impreso en todos sus transportes y oficinas que reza “We deliver for you”, algo así como “lo repartimos por ti”.

Casi dos siglos después de que Benjamín Franklin lo pusiera en marcha, el lema está en serios inconvenientes, al igual que todo el sistema postal norteamericano.

El sistema de mensajería privada sumado al imparable avance del correo electrónico, todo esto metido en una recesión sin precedentes ni siquiera en la tristemente famosa década de la “Gran Recesión” de los años treinta, hacen que el andamiaje postal oficial de los Estados Unidos esté pasando por un trance más que complicado.

Se están recortando los servicios de manera drástica para mantener un mínimo de dinero que permita su operatividad.

El servicio postal, pese a tener un tráfico de correspondencia sustancialmente mayor al de sus competidores privados, está arrojando grandes pérdidas desde que comenzó la crisis global, y los hechos demuestran que no hay signos de recuperación.

Los ingresos de US Postal Service fueron en el 2.008 de casi 75.000 millones de dólares, el doble que los de Federal Express y bastante por encima de los 51.400 millones de dólares que facturó UPS.

Pero aún así las pérdidas son millonarias, y el Correo está entre las principales empresas oficiales deficitarias en la lista de “dolores de cabeza” que elabora la oficina contable de la administración de Barack Obama.

Pero no sólo el Correo oficial está perdiendo dinero a manos de los correos privados e Internet.

En los Estados Unidos es común enviar publicidad a través del correo, y desde que la crisis se instaló entre los norteamericanos y el resto del mundo, esta publicidad cayó de una forma dramática, generando inmensas pérdidas para el gobierno.

Para el año en curso, las estimaciones son todavía más preocupantes, ya que se calcula que los envíos postales caerán un 14% con respecto al año anterior, sumiendo al Correo oficial en un déficit casi sin solución.

La preocupación llegó a un punto tal que muchos expertos en comunicaciones masivas creen que el Correo oficial de los Estados Unidos no va a retornar nunca más a los niveles de envíos previos a la actual crisis global.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies