A pesar de la mejoría, la industria de Brasil sigue pesimista y con dudas

Las expectativas de los industriales del Brasil siguen teniendo un fuerte matiz de pesimismo frente a los procesos de recuperación de la crisis económica global.

Esto podría parecer un contrasentido siendo Brasil probablemente uno de los países que no sólo en Latinoamérica sino en el mundo entero ha hecho frente de forma más exitosa a la crisis, pero lo concreto es que en sus industrias sigue habiendo grandes dudas.

El temor más grande de los empresarios brasileños está centrado en la recuperación de las exportaciones, ya que a pesar de considerar que lo peor de la crisis quedó atrás, éstas pueden tardar meses y hasta varios años en recuperar los niveles anteriores al comienzo de esta “pandemia económica”, con los inevitables problemas que esto traerá en el número de parados y los niveles de desempleo.

Un estudio llevado a cabo por la Federación de Industrias del Estado de Sao Paulo indicó que la inmensa mayoría de los empresarios cree que la demanda externa todavía es muy leve y no alcanza para hacer frente a los niveles mínimos de producción que necesita un país del tamaño y la población del Brasil, sobre todo en algunas de sus industrias más importantes como ser la automotriz, que abastece prácticamente de vehículos y autopartes a todos los países de la región.

A todo esto se suma la carga tributaria impuesta por el gobierno de Lula Da Silva, a la que los industriales califican de “demasiado alta para las épocas que estamos atravesando”.

Los números del segundo trimestre del 2.009 mostraron alguna mejoría con respecto al trimestre anterior, pero se mantienen en una zona peligrosa que no ayuda a disminuir el pesimismo reinante.
Las exportaciones pasaron de 39,5 puntos a los actuales 48,2 mientras que la generación de empleos pasó de 43 puntos en marzo a 49,5 en junio.

Aún así estos guarismos son considerados insuficientes por los grandes empresarios brasileños.

Brasil es un gigante en muchos sentidos, territorial, poblacional y económico, y por lo tanto debe estar continuamente abastecido por la demanda para sus producciones, que en estos momentos de recesión a nivel mundial es el eslabón débil de la cadena que hace que todavía no pueda considerarse a salvo de los coletazos de esta inédita crisis económica global.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies