Continúan analizando el acuerdo para revelar secretos bancarios de contribuyentes de Estados Unidos

Buena parte del gobierno de Suiza debió interrumpir sus vacaciones anuales para regresar a sus puestos de trabajo y ponerse a analizar en profundidad los inconvenientes que están surgiendo entre la Unión de Bancos Suizos (UBS) y las autoridades fiscales de los Estados Unidos.

Estas últimas le exigen al más grande Banco de Helvecia que les dé información sobre los titulares de 52.000 cuentas bancarias, algo a lo que UBS se opone terminantemente para no entrar en conflicto con la legislación vigente en Suiza con respecto al secreto bancario.

Sin embargo, parecería ser de acuerdo a la opinión de varios analistas del tema que las autoridades del Banco están comenzando a hacer algunas concesiones que podrían terminar por complacer totalmente los requerimientos norteamericanos.

La semana anterior se había alcanzado un principio de acuerdo para investigar a los evasores de impuestos en los Estados Unidos que giran su dinero a Suiza, de acuerdo al pedido de un Juez de Miami, y el plazo para cerrar las negociaciones en cuanto a la investigación está a punto de vencer.

Las autoridades están tratando de buscar algún atajo que le permita a UBS dar a conocer el patrimonio de sus depositantes sin infringir la ley suiza.

El acceso a las cuentas de clientes estadounidenses seguramente perjudicaría a este paraíso fiscal, que basó su fama y crecimiento en el ocultamiento de identidad de posibles evasores de impuestos en el exterior.

La actividad de las entidades financieras representa casi el 9% del PIB suizo.

Pero ahora apareció un nuevo personaje en esta obra de alcances multimillonarios. Es el Principado de Liechtenstein, ubicado en Europa Central, que le ofrece ventajas impositivas a los clientes en principio británicos pero que podría hacerse extensivo a depositantes de cualquier nacionalidad que acuerden con hacer pública su identidad y revelar sus cuentas bancarias entre 2.010 y 2.015

En estos momentos la inmensa mayoría de depositantes en el Principado son del Reino Unido, se calculan más de 5.000 cuentas provenientes de ese país, pero si continúan las “ofertas” bancarias, no sería extraño que muchos depositantes de Bancos suizos trasladen su dinero al nuevo paraíso fiscal.

De cualquier forma, filtraciones periodísticas aseguran que ya comenzaron las presiones a las autoridades de Liechtenstein para que flexibilicen sus leyes de secreto bancario, tratando de evitar que vuelvan a repetirse los problemas que hoy en día hay con los Bancos suizos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies