Según Enrique Iglesias, el pragmatismo en el Mercosur parece estar ausente

Enrique Iglesias, el titular de la Secretaría General Iberoamericana, tuvo de visita durante dos días la semana pasada a Montevideo, la capital de la República Oriental del Uruguay.

Durante esa visita, y en transcurso de una conferencia que brindó sobre los impactos y desafíos de cara a la crisis económica global, Iglesias criticó en cierta medida a los organismos de integración de Latinoamérica, y en particular al Mercosur, porque consideró que no estaban centrando sus esfuerzos en lograr metas alcanzables, evitando así una sensación de frustración generalizada entre la población de las naciones de la región.

Dijo que los gobiernos latinoamericanos deberían ser un poco más “creativos” y apostar por la innovación para superar definitivamente la crisis económica en la región.

Aseguró además que éste es un buen momento para comenzar reformas de fondo en áreas estratégicas como la educativa y la fiscal.

Según Iglesias, Latinoamérica fue en cierta forma pionera en el mundo en materia de cooperación, y es por esto que no es posible que en momentos cruciales como los que está viviendo todo el mundo en estos meses no se pueda haber puesto en marcha de una forma rápida y eficaz alguna forma de cooperación regional diagramada de manera inteligente y provechosa.

Aseguró que deberán revisarse a la brevedad los mecanismos de integración en los que se ha metido toda América del Sur, puesto que considera que adolecen de algunas fallas que dificultan el despegue final y definitivo de todo el continente.

“Se están persiguiendo objetivos muy ambiciosos difíciles de concretar en la práctica, cuando se podrían lograr acuerdos más compatibles con la realidad que atraviesa en la actualidad todo el mundo, es decir ir avanzando de a poco en acuerdos bi o multilaterales que facilitarían la salida económica de los distintos países”, agregó Iglesias.

El Secretario General Iberoamericano no dudó en calificar al Mercosur como “Histórico” desde todo punto de vista, geográfico, económico y social. Esta realidad no debe desperdiciarse, y se deben seguir profundizando los mecanismos que se han puesto en marcha para combatir la crisis, de forma tal de afianzarlos para su utilización cuando esta situación termine y se retome el sendero hacia una bonanza que se vislumbra en el futuro de Latinoamérica.

Sin embargo recalcó que para que etapa de “vacas gordas” se haga realidad, los gobiernos de la región, máximos responsables de todo cuanto se haga, bueno o malo, deben comprender la necesidad ineludible de una integración latinoamericana práctica y efectiva, sin tanto discurso y con más acciones concretas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies