El mercado inmobiliario español tardará aún un tiempo más en reponerse

Desde que estalló la burbuja inmobiliaria, una de las causas de la crisis económica global, en los Estados Unidos el precio del ladrillo se desplomó en algo más de un 30%.

Y ahora, con las viviendas más baratas, es cuando el mercado inmobiliario está comenzando a dar señales de reactivación.

Mientras tanto en la Eurozona, el mercado inmobiliario británico también deja entrever los primeros síntomas de recuperación, lo que hace pensar que el desplome de la vivienda podría estar llegando a su fin.

Sin embargo, los especialistas en el tema inmobiliario consideran que en España los cambios en el sector van a ser más lentos y se irán produciendo en forma más escalonada que del otro lado del Océano Atlántico.

En territorio español estos cambios se están llevando a cabo con aproximadamente dos años de retraso con respecto a los Estados Unidos.

La burbuja española fue tan grande o más que la que se produjo en América, pero el ajuste no se está produciendo por la gran caída de los precios sino a la baja en las operaciones de compraventas y al comienzo de nuevas promociones inmobiliarias.

Todos están ahora a la espera para ver si se producirán las esperadas bajas de alrededor del 30% para comenzar a mover nuevamente el mercado de la vivienda.

Este porcentaje es considerado por organismos como el FMI y la OCDE como indispensable para poner de nuevo en marcha la rueda de la compra y venta de viviendas en España.

Según José García Montalvo, de la Universidad Pompeu Fabra, los precios de la vivienda tienen que recorrer todavía un largo camino en descenso, pero lo que sucede es que España se caracteriza en una variación de precios muy lenta, cualquiera sea el mercado de que se trate. Un ejemplo lo encontramos en el mercado laboral, donde las variaciones se producen por la destrucción del empleo y no por la caída en los salarios.

Según García Montalvo, el mercado inmobiliario se estabilizará cuando el esfuerzo que se debe hacer para comprar una vivienda vuelva a estar en niveles razonables, y no como en la actualidad, cuando eso es algo casi imposible.

En los Estados Unidos una familia necesita en promedio la renta bruta de tres años y medio de trabajo para adquirir una casa. En España hoy en día se necesita exactamente el doble, es decir siete años de trabajo, lo cual es una locura desde donde se lo mire.
Cuando la relación costo de la vivienda/ingreso familiar adquiera proporciones más reales, allí es cuando el mercado inmobiliario español habrá despegado definitivamente.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies