La industria automotriz española sufre un nuevo revés con Nissan

La industria del automóvil en España sufrió un nuevo revés. Ahora le tocó el turno, y no es la primera vez que sucede, a los trabajadores de la planta de Nissan en Barcelona, que últimamente no están ganando ni para sustos.

Hace poco más de un mes la Generalitat autorizó 700 despidos, y ahora la fábrica japonesa planteó un nuevo ERE temporal para el resto de las personas que quedaban en producción, unos 2.025 trabajadores.

Estos empleados se reparten entre las plantas de la empresa de la Zona Franca y de Montcada i Reixach, y es por un período máximo de 78 días hasta fines de este fatídico año 2.009.

La medida comenzará inmediatamente y coincide con una semana de fuertes protestas de los trabajadores no afiliados a CC OO y UGT, y que se sienten discriminados y recibiendo un peor trato que el resto.

Debido a la crisis global, los empresarios justificaron la medida por la gran caída de ventas de os automóviles, en especial todoterrenos y furgonetas, que se fabrican en Barcelona.

En el 2.008 se fabricaron 135.000 vehículos y para el 2.009 la producción prevista es de 50.000, admitió angustiado un portavoz de Nissan en España. Esto incide sin lugar a dudas en los empleos disponibles y en la insoslayable subida del número de suspendidos y parados.

Según los cálculos iniciales de la Empresa, cada trabajador de Nissan deberá quedarse en su casa entre 30 y 40 días, y a pesar de las críticas de los sindicatos, los ejecutivos aseguran que estas medidas ya se habían previsto en el plan industrial que se pactó entre las partes en febrero de este año.

Explican que esto no es otra cosa que una continuación del ERE temporal que terminó el 31 de julio, y la causa es tan simple como preocupante: “los mercados no mejoran”, según fuentes empresariales.
Pero los sindicatos no opinan lo mismo. CC OO afirma que esto “se veía venir puesto que hace bastante que se venía trabajando un solo turno diario”, según explicó Raúl López, su responsable.

El sindicato Sigen-USOC asegura que el acuerdo “no incluía ningún expediente, y consideramos la medida innecesaria e injustificada”, dijo su representante en Nissan Pedro Ayllón.

Al parecer los representantes sindicales aceptaron en su momento sólo expedientes temporales, pero finalmente se están aplicando tanto extinciones como suspensiones de contratos.

Lo concreto es que la próxima furgoneta no se fabricará hasta finales del 2.010, y eso evidentemente no es una buena noticia para nadie.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies