En España el PIB y el empleo no logran recuperarse y caen nuevamente en el segundo trimestre de este año

La economía de España volvió a caer algo más del 1%, el 1,1% para ser más exactos, en el segundo trimestre de esta año con respecto al trimestre anterior.

El guarismo final es prácticamente igual al dato provisional que dio el INE el 14 de agosto pasado.

Con respecto al mismo período del 2.008, la caída del PIB sufrió una caída del 4,2%, lo que constituye el peor dato desde los comienzos de la década del ’70.

Sin embargo estas cifras marcan una leve disminución en el ritmo de la caída, y se ajustan al 3,6% que para todo el presente año pronosticó el Ministro de Trabajo Celestino Corbacho antes de dar su informe sobre el empleo ante los congresales españoles.

Lo cierto es que la economía de España se aleja del camino de la recuperación que ya comenzaron a transitar Francia, Alemania, Italia y Portugal entre otras naciones de la Unión Europea.

Pero España no es el único que no puede todavía recuperar el ritmo de crecimiento del PIB, porque otras naciones como Holanda y el Reino Unido se encuentran en la misma situación.

Como consecuencia de estos resultados económicos dispares el PIB total de la Unión Europea sufrió una caída del 4.8%, un 0,1% más que en el trimestre previo, mientras que en la Eurozona el PIB global mejoró un 0,3% y se ubicó en el 4,6% en el trimestre.

El problema del empleo continúa siendo muy preocupante, ya que se redujo un 7% en el período abril/junio, un 0,8% más que en el primer trimestre del 2.009. Esta cifra supone alrededor de 1.300.000 nuevos parados a tiempo completo.

Todas las actividades laborales siguen con tasas de desempleo altas, y las más elevadas se registran en el sector de la construcción, a pesar de que mejoró 0,1% con respecto al trimestre anterior.

En España se hizo muy evidente el menor gasto de los hogares por la reducción de ingresos y la posibilidad de aumentar la tasa de ahorro ante eventuales nuevas complicaciones. Estos factores obviamente hicieron descender el consumo interno y la economía en este segundo trimestre lo sintió de una manera pronunciada.

La subida de la demanda exterior no puede compensar la caída del gasto nacional, y esto a pesar que los principales destinos de las exportaciones españolas están de a poco recuperándose en sus parámetros económicos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies