Los sindicatos españoles quieren que las subidas salariales de los funcionarios sean mínimas pero no nulas

Dentro del confuso panorama del empleo en España, el salario de los funcionarios es también objeto de negociaciones y marchas y contramarchas.

Los sindicatos se oponen al congelamiento total del salario de los mismos, pero al parecer estarían dispuestos a negociar en torno a cifras que rondarían como máximo el 1%, tal cual es la idea del Gobierno para el año próximo.

Este sería el primer colectivo para el año entrante y estaría obviamente afectado por los drásticos recortes que la crisis económica global está imponiendo a todos los sectores españoles.

Las organizaciones que más representan a la función pública, CC OO, UGT y CSIF ya adelantaron que estarían dispuestas a aceptar lo que ellos consideran alzas salariales simbólicas sólo si los precios , que ahora están en niveles negativos, es decir en un proceso de deflación, mantienen su nivel a lo largo del 2.010.

Las tres centrales afirmaron que no permitirán pérdida en el poder adquisitivo de los salarios.

La posición del Gobierno, expresada por el Ministro de Fomento José Blanco, es clara: quiere determinar niveles de contención en los salarios públicos para evitar algunos de ellos se disparen por encima de lo aconsejado.

De cualquier modo, CC OO y UGT admiten subidas de salarios exiguas pero afirman que debe haber contrapartidas que equilibren la situación.
El Partido Popular a través de una de sus máximas referentes, María Dolores de Cospedal García, el Gobierno está proponiendo exactamente lo contrario de lo que necesita España en estos momentos.

Muchos son los factores que hacen pensar a los sindicatos sobre las ventajas de subir los salarios de los funcionarios, en momentos de recesión y graves problemas de empleo en el sector privado, pero no quieren que el sector pierda todavía más poder adquisitivo.

Lo concreto es que todos los sindicatos se oponen terminantemente a la congelación de los salarios, y no están dispuestos a negociar subidas que signifiquen una grave pérdida al ya maltrecho poder adquisitivo de la función pública.

Sólo aceptarán una subida salarial inferior al 1% si en contrapartida hay compensaciones de otra índole para el sector.

En un principio Celestino Corbacho, el Ministro de Trabajo, habló de “sacrificios retributivos para aquellos empleados públicos con sueldos superiores a los 30.000 euros mensuales”. Pero la situación empeoró de tal forma que ahora la austeridad deberá ser compartida por todos, cualquiera sea su salario.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies