Los ahorristas británicos y holandeses serán compensados por el gobierno islandés

El Parlamento de Islandia aprobó el pasado 28 de agosto una ley que tenderá a compensar a los ahorristas holandeses y británicos que tenían depositado su dinero en Bancos de ese país y que lo perdieron por la nacionalización de la banca hace un año debido a la crisis económica global que afectó también a ese país.

La ley recientemente aprobada establece que se pagarán 5.000 millones de dólares, unos 3.500 millones de euros, a los gobiernos de Holanda y Gran Bretaña, los que a su vez fueron los que garantizaron préstamos a los ahorristas de su país que perdieron las inversiones que habían realizado en Icesave, la división informática del Banco Landsbanki, que fue nacionalizado por el Estado islandés.

El Parlamento de Islandia estableció un plazo de 15 años para hacer efectivo la totalidad del pago, y aclaró además los criterios y condiciones que se tendrán en cuenta para asegurar la evolución de la deuda pública y no poner en riesgo la estabilidad financiera de Islandia y su andamiaje económico mientras le hace frente a los compromisos internacionales contraídos.

En declaraciones oficiales efectuadas a la prensa y la opinión pública, la primera ministra de Islandia, Jóhanna Sigurdardóttir, aseguró que esta ley presupone “el mayor compromiso financiero adoptadi por el gobierno de Islandia en toda su historia” y resaltó la imperiosa necesidad de actuar sin poner en peligro la recuperación económica-financiera de su país.

La ley aprobada, conocida ya como “ley Icesave”, se aprobó después de más de dos meses de continuos y fuertes debates parlamentarios, luego de que el ejecutivo islandés hubiese acordado los términos generales de la operación con sus pares británicos y holandeses.

Las protestas generadas en todos los sectores obligaron a introducir numerosos cambios al acuerdo inicial y eso retrasó la promulgación de la ley, que obligará al gobierno a pedir nuevos préstamos internacionales para poder hacer frente al pago. Estas ayudas provendrán en su mayor parte del FMI y del resto de las repúblicas nórdicas, Suecia y Noruega.

El FMI, en su aparente preocupación por cuidar las economías de todos los países, había “amenazado” a Islandia con suspender las líneas de crédito a ese país si entre las prioridades de pago no se incluía a los beneficiarios de la ley Icesave.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies