En Venezuela la distorsión de la economía ralentiza la recuperación

El actual ministro de finanzas de Venezuela, Alí Rodríguez, aseguró que la contracción del 1% que se produjo en la economía del país durante el primer semestre de este año es “perfectamente recuperable”, y basó su confianza en la recuperación que está mostrando en los mercados internacionales el precio del petróleo, lo cual es el motor de la recuperación de la economía venezolana.

El gobierno de Hugo Chávez realizó gigantescas compras por varios miles de millones de dólares de productos alimenticios, que fueron y seguirán siendo distribuidos a precios altamente subvencionados en los sectores más necesitados de la sociedad de Venezuela.

La caída del PIB en el segundo trimestre no logró frenar el alza de precios al consumidor, que ya lleva una subida de más del 13% en o que va del año.

Venezuela importa casi todos los bienes que consume, puesto que su única producción realmente significativa es la petrolera, y en estos momentos la inflación se está transformando en un verdadero problema por la falta de divisas que proviene de la caída del precio del crudo.

Como el dólar en el mercado oficial mermó en su entrega, muchos sectores económicos que deben pagar sus compras en el exterior tuvieron que comprarlos en el mercado paralelo a más del triple de su valor oficial, y ese desmesurado aumento de los costos está siendo trasladado a los consumidores.

Rodríguez dijo que si en los dos próximos trimestres la economía crece alrededor del 1%, el 2.009 se cerraría en equilibrio, y si el crecimiento es algo mayor hasta se podría hablar de una leve pero real expansión económica.

De cualquier forma el Gobierno está preparando un segundo paquete de medidas económicas para estimular el consumo y la producción y reducir las presiones inflacionarias, aunque estas medidas son consideradas como complementarias de las tomadas hasta ahora y es poco probable que se dé un radical golpe de timón en el curso de las finanzas venezolanas.

Los analistas de la oposición consideran que si no buscan variantes que no hagan a la economía de Venezuela tan dependiente de los avatares del precio del petróleo, se estaría a merced que cualquier crisis energética sumiera al país en un problema financiero casi sin solución.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies