Los presidentes de Latinoamérica reunidos en UNASUR por la estabilidad de la región

Se reunieron en la localidad argentina de Bariloche durante los últimos días de la semana pasada los presidentes de doce países de Latinoamérica en la cumbre de Unasur, para tratar la marcha de la crisis global en sus respectivas naciones, pero sobre todo el candente tema que se desató por la aceptación por parte del gobierno colombiano de Álvaro Uribe de la instalación de bases militares de los Estados Unidos en territorio de su país, lo cual resulta inaceptable para la gran mayoría de sus vecinos por considerarlo una intromisión a la soberanía de la región.

El resto de Latinoamérica cree que esas bases, establecidas bajo la forma de una ayuda estadounidense en la constante lucha de las autoridades colombianas contra el narcotráfico, no son sino “cabezas de playa” norteamericanas en su pretendido afán de expansión y control del al parecer cada vez más afianzado bloque regional sur y centroamericano.

La decisión de Colombia de permitir el establecimiento de efectivos norteamericanos en bases propias ya en funcionamiento encontró entre sus máximos detractores a Hugo Chávez, presidente de la vecina Venezuela, quien llegó a amenazar con un estado “en pie de guerra” de las fuerzas armadas a su mando, además de romper relaciones y suspender todo tipo de actividad comercial entre ambas naciones, al considerat que Uribe pone en riesgo no sólo su propia seguridad sino la de sus vecinos y la de toda Latinoamérica.

El resto de los presidentes de los países que pueden ser considerados como “grandes” en la región, como podría ser el caso de Brasil, Argentina, Chile y México, no fueron tan drásticos como Chávez pero coincidieron con él en la inconveniencia de la instalación de bases extraregionales, y sobre todo tratándose de una superpotencia como los Estados Unidos.

Uribe respondió efectuando una denuncia ante la OEA contra Caracas por la intromisión en sus asuntos internos, quedando finalmente una vez más en evidencia las profundas diferencias ideológicas que hoy por hoy existen entre varios presidentes de la en vías de “resucitación colectiva” región latinoamericana.

Para la anfitriona, la presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner, “no es tolerable ni aceptable que se estén viviendo tensiones como las actules, coincidiendo en este punto con el presidente brasileño Lula Da Silva en que todos los esfuerzos de la cumbre de líderes de la Unión de Naciones Sudamericanas deberían estar puestos en consolidar los planes para lograr la salida de la crisis de todo el bloque, y no estar preocupados porque uno de sus miembros permite la intromisión física de una superpotencia en las entrañas del continente sudamericano.

Como dato adicional se conoció la noticia de que Uribe manifestó malestares físicos en Bariloche, y al regresar a su país y someterse a diversos estudios se comprobó que está cursando un cuadro de influenza porcina AH1N1, lo que agrega un problema más a su ya complicado presente.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies