¿Comienza a despertarse en España la demanda de viviendas?

Muchos son los que se sorprendieron en los primeros días de setiembre al advertir un incipiente movimiento en el más que detenido mercado inmobiliario de España.

Después de un agosto que podría tranquilamente catalogarse como para el olvido, con la gran mayoría de las inmobiliarias con sus valores en Bolsa al “rojo”, se produjeron variantes que hacen pensar en el inicio de una tibia recuperación.

La subida más relevante fue la de Reyal Urbis, que en sólo tres semanas se revalorizó en la Bolsa más del 250%.

Según Mikel Echavarren, un economista que es a la vez consejero delegado de la consultora inmobiliaria Irea, es probable que el puntapié inicial haya sido meramente especulativo, pero lo cierto es que no son pocos los que creen que el estallido máximo ya se produjo en el sector de la vivienda, y no son muchas las circunstancias peores a las que ya transcurrieron que todavía queden por venir.

Usando una metáfora netamente bélica, Echavarren dijo que “ahora tenemos que convivir con los residuos del estallido, pero parece que no va a caer otro explosivo”.

Varios agentes inmobiliarios detectan un incipiente repunte en la venta de viviendas. Los precios frenaron su alocada carrera a la baja en Agosto, y los tipos de interés siguen bajo los mínimos históricos.

Podría suponerse que la caída de la venta de inmuebles y de los precios está cerca de tocar fondo, si es que ya no lo ha hecho.

En el tema de compraventas, en abril, mayo y junio las operaciones fueron creciendo lenta pero ininterrumpidamente según el INE.

De cualquier forma si comparamos las operaciones efectuadas en junio frente a las transacciones del mismo mes del 2.008 la caída real sigue siendo del 26%.

Los préstamos hipotecarios siguen en un compás de espera, y os entendidos aseguran que habrá que esperar al menos hasta fines de este año para tener una idea más clara de cómo evoluciona el mercado de los préstamos, que es la piedra angular de todo el sistema inmobiliario.

Varios portales inmobiliarios informaron en sus páginas que los precios de las viviendas continúan a la baja, pero con un ritmo de caída que se va ralentizando con el correr de los meses.

Finalmente, parece haber tocado ya su piso la caída del precio de las viviendas nuevas, lo que todavía no sucedió en el caso de las usadas, donde todavía parece quedar un pequeño margen de negociación en los precios de venta.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies