La salida de la recesión en España se sigue alargando frente a Europa y el gobierno continúa dando bandazos en su política económica

Muchos miembros del PSOE dan la sensación de estar entregados. No hace mucho José Luis Rodríguez Zapatero sacaba pecho orgulloso porque según sus estimaciones España crecía al triple de la media de la Unión Europea y dejaba atónitos al resto de los países de la región con la creación de casi un millón de empleos en un año y con las cuentas más saneadas de toda su historia.

Hoy la situación se dio vuelta como un panqueque. La economía se contrae a un ritmo del 4,2%, se perdieron 1,3 millones de puestos de trabajo en los últimos doce meses y el Estado gasta el doble de lo que le ingresa, dando origen a un gigantesco agujero negro que sólo una brutal subida de impuestos puede intentar solucionar.

Ahora el Gobierno, como suelen hacerlo la mayoría de los gobernantes del mundo, adaptó su discurso a las necesidades del momento y nos encontramos con que subir los impuestos es un hecho “solidario y razonable”, propio de cualquier economía moderna.
¿Queda alguna duda de que hoy por hoy la nave del Estado español cambia de rumbo a cada rato?.

Las circunstancias que emergen de la crisis global van variando a cada momento, y allí va la administración de Rodríguez Zapatero tratando de tapar con parches agujeros del tamaño de España.
Lo ocurrido con los 420 euros de ayuda a los parados es una clara demostración de ello.

Desde el pasado 13 de agosto, cuando el Consejo de Ministros aprobó la iniciativa con una serie de condiciones, han sido tantos los trascendidos, las marchas y contramarchas y las dudas que la medida generó que lo único concreto que hasta ahora se logró es una interminable lista de protestas provenientes de todos los sectores, sin que el panorama se haya podido aclarar aún.

Con muchos altos funcionarios del ejecutivo de vacaciones de verano, no eran pocos los que afirmaban que ni siquiera estaban enterados de los cambios.

Lo único seguro de todo este disparate es que los parados que llevaban más tiempo en el paro, o sea los más necesitados, quedaban afuera de la ayuda.

Luego se modificó dos veces la fecha a partir de la cual se recibiría el subsidio, y la política errática del gobierno trajo más preocupación a la población que alivio a sus urgentes necesidades.

Todos en España esperan la implementación de un verdadero plan de salida de la crisis y no simples medidas aisladas que la mayoría de las veces traen más problemas que soluciones.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies