La administración Obama busca medidas para favorecer a los jubilados, uno de los sectores más desposeídos por la crisis

Barack Obama, el Presidente de los Estados Unidos, está seriamente preocupado e intentando adoptar medidas que favorezcan el nivel de vida de los jubilados estadounidenses, uno de los sectores de la sociedad norteamericana que más se vio afectado por la crisis económica que se originó en ese mismo país y que va camino de cumplir dos años de vida.

Los ahorros de los jubilados norteamericanos se encuentran en gran parte en el sistema financiero, y las cuantiosas pérdidas que ese sector tuvo desde el inicio de la crisis hizo que la descapitalización de lo que los mayores tienen guardado en Bancos y financieras para utilizar en el resto de sus vidas se haya esfumado en una buena proporción.

Una buena parte de los estadounidenses cobra parte de su salario en forma de planes de pensiones, y eso literalmente se ha desmoronado.

El mismo Obama dijo no hace mucho en una de sus acostumbradas alocuciones radiofónicas semanales que “esta recesión no sólo supuso pérdida de empleo, sino también la desaparición del ahorro, del futuro”.

Ahora las autoridades monetarias de los Estados Unidos están viendo la posibilidad de facilitar la contratación de productos financieros de jubilación, los que gozan de importantes ventajas fiscales.

En principio se fomentará que las pequeñas empresas se suscriban automáticamente a los planes 401(k) que están muy extendidos entre las grandes compañías, o a los planes individuales de jubilación.

Otro tema que Obama pretende poner en práctica a la brevedad es que más de 100 millones de hogares puedan recibir junto con la jubilación de sus integrantes los excedentes fiscales que han debido pagar a lo largo de toda su vida laboral. Del mismo modo, las vacaciones que durante el período laboral de los trabajadores no se hayan efectivizado, se podrán canjear por dinero para ser usado durante su etapa jubilatoria.

Se publicará una completa guía con todo lo que hay que saber para obtener los máximos beneficios de la etapa jubilatoria, y una serie de medidas paralelas que no necesitarán pasar por el Congreso.

Destacó el presidente que en los dos últimos años los estadounidenses perdieron dos billones de dólares en ahorros que corresponden a la jubilación, y eso es algo “que no puede volver a pasar nunca más en deterioro del futuro de nuestros mayores”, recalcó Barack Obama.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies