En Venezuela preocupa el constante aumento del paro

Las cifras que dio a conocer el gobierno de Venezuela ubica a los parados en agosto en alrededor del 8% de la población activa, con lo cual se supera en un punto porcentual la tasa de desempleo de todo el 2.008.

Esto puso a la administración de Hugo Chávez en una situación de máxima alerta, por lo que se dispuso la inmediata puesta en marcha de un enérgico plan de emergencia que debe también tener en cuenta la caída de la economía de algo más de 1% que se produjo en el primer semestre del año.

Es opinión generalizada de todos los analistas políticos que el aumento del gasto público es la variable más efectiva en estos momentos de crisis para aliviar en poco tiempo la preocupante situación.

Uno de los más destacados economistas venezolanos, José Guerra, quien fuera en su momento Gerente de estudios del Banco Central de Venezuela, afirma que en lo que atañe al mercado financiero propiamente dicho que el problema no está en la iliquidez de la Banca venezolana sino en la fuerte retracción de la demanda de créditos de parte de los inversionistas.

En cuanto al empleo, entre agosto del 2.008 y el mismo mes de este año más de 137.000 personas pasaron a ingresar las filas de los parados, según cálculos oficiales del Instituto Nacional de Estadísticas de Venezuela.

De esos nuevos desempleados, la mayoría proviene de la corporación estatal Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA), quien no prevé aumento en el precio de la gasolina a pesar de que en la actualidad es la más barata del mundo y le genera al Estado pérdidas millonarias.

Como en la mayoría de los países afectados por esta crisis económica global, el otro sector de la economía venezolana fuertemente afectado es el de la construcción, en el cual se detecta una tasa de desempleo que ronda el 15%, una cifra muy difícil de manejar en términos de planes urgentes de reactivación.

Como sucede siempre en estos casos, y España puede ser considerada como un típico ejemplo, la construcción de obras de infraestructura pública parece ser la única y más rápida solución al flagelo de la falta de trabajo que afecta a este muy importante sector de la población.

No parece haber en el horizonte del concierto de las naciones soluciones al problema del paro en el sector de la construcción que no pasen por romper y volver a construir obras públicas de dudosa utilidad que sólo parecen servir para mantener ocupados a los parados del sector.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies