La calificadora Standard & Poors ve buenas perspectivas para Latinoamérica

Según la calificadora de riesgos Standard&Poors, Latinoamérica sufrirá este año su mayor recesión en la economía en varias décadas, pero paralelamente su mejor posicionamiento externo resultará decisivo para la recuperación que seguramente se producirá en al 2.010.

Para la Agencia, el PIB real para el conjunto de países de la región se contraerá alrededor de un 2,3%, pero se prevé un crecimiento de no menos del 3% para el año próximo.

La primera economía de toda la zona latinoamericana, Brasil, va a ser la encargada de liderar esta recuperación, de acuerdo a los pronósticos de Lisa Schineller, una conocida analista de crédito de S&P especializada en temas económicos de América Latina.

En el informe que presentó Schineller, señala que el PIB de la región se expandió casi un 2% en el segundo trimestre del 2.009 en comparación con el mismo período del 2.008, cifra alentadora si se la compara con la contracción del 1,2% que resulta de la comparación interanual total proyectada.

El punto “débil” de Latinoamérica parece seguir siendo México, cuyo PIB real se espera que se contraiga más en el presente año.

Las cifras macroeconómicas de los otros países que inciden significativamente en los números regionales, como es el caso de Argentina, Chile y Venezuela, sugieren que se retornará al crecimiento de los parámetros indicadores de la marcha de la economía hacia fines del tercer trimestre de este año.

En el comunicado oficial que S&P dio a conocer luego de estudiar exhaustivamente la situación de la región latinoamericana, se hace mención a que pese a la actual contracción de la economía, la mayor en décadas, toda América Latina realizó una tarea frente a la crisis mucho mejor a la que se había llevado a cabo en otras crisis similares, aunque no de esta magnitud.

Las bases actuales de os países de la región están mucho más sólidas, producto de la ausencia de grandes desequilibrios económicos y una evidente mayor estabilidad política en una zona desde siempre conflictiva.

Además la deuda fiscal de la mayoría de los países disminuyó significativamente, y no producto de préstamos internacionales sino de mejoras en las distintas administraciones.

Lo concreto es que quizás por primera vez en su relativa corta historia, Latinoamérica enfrenta una crisis global en una posición más ventajosa que la gran mayoría de las naciones avanzadas del resto del mundo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies