La OCDE y sus previsiones para la economía española en el futuro cercano

Para la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), España va a salir de la recesión más tarde que el resto de las grandes economías de la Eurozona, y volverá a registrar tasas de crecimiento positivas durante el segundo o el tercer trimestre del año próximo, como resultado de una recuperación más lenta de la esperada.

Tampoco las recientes previsiones del FMI ayudan como para mantener bien alto el ánimo de los españoles, ya que sus cifras fueron incluso algo peores.

Las estimaciones de la OCDE refuerzan y están en concordancia con los datos que maneja el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, que tachó de “pesimista” el vaticinio del órgano internacional de contralor económico.

El Ministerio de Economía de España fijó en su momento la fecha de salida de la recesión para los españoles en la primera mitad del año próximo, cosa que se hará técnicamente efectiva cuando el PIB español vuelva a crecer durante dos trimestres consecutivos.

Igualmente se mostró cauteloso a la hora de las afirmaciones en cuanto al despegue de la recuperación.

La OCDE sintetiza en sus previsiones la evolución del PIB de los distintos países en forma interanual, comparando los datos de un determinado trimestre con el mismo período del año anterior. De esta forma va tomando una idea del despegue o no de la economía de ese país en tiempos de crisis global.

Aplicando este sistema de medición de las variables económicas, se vio que desde principios de año el indicador que realiza mejoraba, en distintas proporciones, en todas las grandes economías occidentales, lo cual es un síntoma inequívoco del comienzo de la remisión de la recesión.

Con los datos de agosto de los distintos países a la vista la OCDE da como seguro el inicio de la recuperación, más tarde o más temprano, de todas las economías de las naciones de la Unión Europea, al haber superado el indicador que maneja para sus previsiones los 100 puntos.

Este instrumento estadístico coloca a países como Francia e Italia entre las naciones industrializadas con signos más nítidos de recuperación, con pronósticos muy favorables para regresar a tasas interanuales de crecimiento positivas.

En el caso de España, todavía habrá que esperar unos meses para que eso suceda, suponiéndose que podría legar a ocurrir, si todos los parámetros mantienen la tendencia que mostraron en los últimos meses, en los comienzos de la segunda mitad del 2.010.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies