Las perspectivas inflacionarias en Brasil y México podrían no ser las correctas

Los inversores en renta fija están comenzando a preocuparse por las expectativas inflacionarias sobre todo en Brasil, pero a pesar de ciertos informes en contrario se mantienen tranquilos al menos por ahora con los pronósticos para México.

Para la calificadora de riesgos Merrill Lynch la situación no es como la opinión pública la está planteando. Ellos esperan una inflación de alrededor de un 6% en Brasil y un 4,5% en México, y consideran que esas cifras a largo plazo están altas en el primer caso y bajas en el segundo, es decir en las expectativas mexicanas.

Para los expertos de ML, en Brasil lo ideal sería la preferencia hacia bonos con tasas de vencimiento nominal a largo plazo sobre los bonos de tasas reales.

Para el caso de México, prefieren seguir confiando en las tasas reales tal como están, ya que todavía falta a su juicio que el mercado plantee una inflación potencial más alta a futuro.

Los expertos de Merrill Lynch regresaron de las reuniones del FMI y el Banco Mundial en Estambul con la convicción de una cada vez mayor diferenciación en Latinoamérica.

Todas las expectativas están puestas sobre todo en Brasil, donde el crecimiento y una rápida salida potencial de la crisis global dominan el panorama económico y financiero.

En cuanto a México, la clave de la recuperación parece estar en la política fiscal, y en otros importantes países de la región, como es el caso de la Argentina, el tema principal que puede inclinar la balanza de la recuperación definitiva continúa siendo el manejo que las autoridades económicas hagan del manejo de la deuda del país.

Mientras ese tema no se solucione, seguirá marcando un techo al alza y la recuperación, que de otra forma podría ser mucho más rápida y consistente.

Merrill Lynch insiste en que en el caso de México y también de Chile, la atención en los próximos meses debería centrarse en las decisiones a futuro a tomar en cuanto a sus políticas monetarias, las que deben ser cuidadosamente consensuadas para no provocar un peligroso desfasaje en la balanza comercial en momentos en que la recuperación de la crisis viene con un buen impulso.

Es tiempo en Latinoamérica de pensar muy bien los pasos a seguir, puesto que hasta ahora el manejo de la crisis fue muy aceptable y no se trata de echar por la borda todo lo conseguido en materia de estabilidad económica y financiera.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies