En los Estados Unidos el déficit federal alcanza cifras nunca antes vistas luego de la Segunda Guerra Mundial

Durante el año fiscal que terminó el pasado 30 de setiembre, el déficit federal de los Estados Unidos alcanzó un máximo histórico de 1,42 billones de dólares, debido principalmente a una abrupta caída en los ingresos públicos sobre todo en materia impositiva y por causa de la crisis global, y a un tremendo incremento del gasto público para tratar de minimizar los efectos de dicha crisis.

El dato fue dado a conocer hace un par de días por la administración de Barack Obama, triplica la cifra alcanzada el ejercicio pasado, representa un 10% del PIB estadounidense y se sitúa en el nivel más elevado desde los años de la Segunda Guerra Mundial.

Obama se comprometió ante sus compatriotas a reducir drásticamente el déficit al término de la recesión cuando la tasa de desempleo, hoy en valores altísimos para la sociedad estadounidense, comience a disminuir.

Pero para reducir aunque sea en parte estos terribles números rojos de la administración pública, se deberían adoptar medidas muy poco simpáticas como un gran incremento en los impuestos, cosa que no se sabe si Obama está dispuesto a llevar a la práctica.

Peter Orszag, quien es el Director presupuestario de la Casa Blanca, admite que los ingresos del gobierno cayeron más de un 16% en el último período, y coincide en que la principal causa es la caída de la recaudación impositiva por efectos de la crisis y el desempleo.

También se redujo la recaudación fiscal entre las Empresas, porque la recesión llevó los márgenes de ganancias a niveles mínimos nunca antes vistos, y muchas veces no se pudo hacer frente a las obligaciones tributarias.

El aumento del gasto público se ubicó en el orden del 19%, con lo que las arcas del Estado quedaron tambaleantes y en malas condiciones como para recuperarse rápidamente.

Hasta ahora la Casa Blanca defendió con uñas y dientes las partidas de gasto extraordinarias, con un estímulo fiscal incluido de 787.000 millones de dólares, como una de las pocas opciones disponibles para hacer frente a la recesión y la pérdida del empleo por parte de decenas de millones de norteamericanos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies