¿Tanto crecerá Latinoamérica como para ser una potencia nuclear?

Desde siempre Latinoamérica se enorgulleció de ser la región más grande del mundo libre de armas nucleares.

Pero la realidad muestra que de acuerdo a declaraciones de funcionarios de Venezuela y Brasil, ese orgullo dejará de existir en no mucho tiempo más.

Que Brasil se está convirtiendo en una potencia a nivel mundial no es una novedad para nadie. El mes pasado su vicepresidente, José Alencar declaró que debido a la importancia que el país está tomando en el concierto de las naciones, y de la cual dio suficientes muestras durante esta crisis económica que cubrió todo el planeta, debería tener derecho a ser una de las naciones a las que se les permita la fabricación y tenencia de armas nucleares.

Esta situación les daría a los brasileños todavía una mayor “respetabilidad” a la que ya se ganó en el ámbito mundial. Este es un tema que se viene discutiendo desde el 2.007, con declaraciones similares del por entonces secretario de Relaciones Internacionales de Brasil, José Benedito de Barros Moreira.

Tras la firma del tratado de Tlatelolco en 1.967, muchos países latinoamericanos acordaron abstenerse de desarrollar energía nuclear con fines bélicos.

Ahora Brasil, a pesar de que sus autoridades lo niegan enfáticamente, parece estar haciendo experiencias tendientes a la fabricación de armamento nuclear.

Estas mismas autoridades aseguran que se seguirá avanzando en el perfeccionamiento de las tecnologías nucleares pero sólo con fines pacíficos como ha venido sucediendo hasta ahora, y no para convertir la energía nuclear en una fuente de presión a la hora de las negociaciones internacionales.

Muchos creen que Brasil se está poniendo nervioso por los tratados de cooperación nuclear entre Irán y Venezuela.

El presidente venezolano Hugo Chávez, muy proclive a las declaraciones grandilocuentes, manifestó no hace mucho que “Venezuela está construyendo una verdadera aldea nuclear con la ayuda de los iraníes”.

Ambos países firmaron una serie de tratados en ese sentido en noviembre del 2.008, y ahora el ministro de Minas venezolano afirmó que Irán está ayudando a Venezuela a explorar las reservas de Uranio en territorio venezolano.

La crisis global, de la cual Latinoamérica está saliendo de una forma bastante satisfactoria, puso y todavía pone nerviosos a casi todos. Pero el tema de la utilización de energía nuclear con fines no pacíficos no contribuye en modo alguno a calmar los ánimos de los principales funcionarios de los más importantes países de la región.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies