En medio de la crisis global, China y Estados Unidos enfrentados por problemas comerciales

Los Estados Unidos impusieron hace pocos días aranceles de importación a los tubos de acero de fabricación china que ingresen a su territorio.

El Gobierno de China, a través de su viceministro de comercio Yi Xiaozhun, criticó duramente la decisión de las autoridades de la administración de Barack Obama y dijo que los aranceles que se impusieron a los tubos en cuestión son “discriminatorios” y que espera que los Estados Unidos cumplan con los principios de libre comercio y no discriminación de acuerdo a lo que indican las leyes vigentes impuestas por la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Al mismo tiempo, y en lo que todo hace suponer como una represalia contra los estadounidenses, las autoridades de Pekín decidieron abrir una exhaustiva investigación sobre los automóviles de gran cilindrada de origen norteamericano que son importados por los chinos.

Para Yi, el problema fundamental que dio origen a esta controversia es la gran caída de la demanda en el consumo de tubos debida a la crisis económica global, pero que de ninguna forma Estados Unidos debió haber reaccionado de esa manera, y que tendría que tomar una “decisión final justa” para solucionar el diferendo.

A todo esto se le suma que estamos en vísperas de la primera visita a China del presidente Obama, la que tendrá lugar entre el 15 y el 18 de noviembre próximos.

No se descarta que se produzcan algunos focos de tensión, aunque las reglas de la diplomacia mundial y la necesidad de las naciones de “mantener la calma” en medio de esta crisis hacen improbable que las cosas lleguen a mayores, al menos en un futuro inmediato.

Lo concreto es que Washington aprobó hace un par de días estos conflictivos aranceles antidumping, es decir para evitar lo que ellos consideran competencia desleal, en lo que hasta el presente es la medida más grande aplicada por los Estados Unidos contra China, ya que afecta las exportaciones de esta último en aproximadamente 3.200 millones de dólares, según cálculos de la Aduana de China de fines del año pasado.

Este diferendo comercial viene a empeorar una situación preexistente desde el mes de setiembre, cuando Barack Obama le impuso un arancel de importación del 35% a los neumáticos chinos que llegan a los Estados Unidos, con un perjuicio económico para el país asiático de casi 2.000 millones de dólares.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies