El Fondo aumentará los intereses a nivel global por el déficit en los países más ricos

En los próximos al menos tres años los intereses del Fondo Monetario Internacional podrán subir hasta un 2% para hacer frente al déficit producido por la deuda de los países más ricos ocasionada por la crisis económica global. El FMI se mostró “muy preocupado” por la situación y pidió la puesta en marcha urgente de planes que terminen con estos déficits (???).

Sin intentar emitir un juicio de valores, al parecer todas las naciones del mundo vamos a colaborar para que los países más avanzados y favorecidos del planeta recuperen sus “lógicos” niveles de vida, aún a expensas del resto de la UE, África, Latinoamérica y muchas naciones asiáticas.

El alza del costo del dinero encarecerá los préstamos públicos y privados tanto en las naciones que se verán indirectamente favorecidas por ese nuevo ingreso de capitales como en los países en desarrollo, lo que seguramente va a frenar el crecimiento en el corto y mediano plazo de estos países, ya bastante deteriorados por la crisis propia.

Según un informe sobre la situación presupuestaria del G-20, la subida de los intereses deberá producirse por una deuda pública que alcanzará en el año 2.014 el 118% del PIB de las naciones más avanzadas.

Para revertir estas cifras, hará falta según el FMI “un gran esfuerzo de todo el mundo”…

Carlo Cotarelli, el Director del Departamento de Asuntos Fiscales de la entidad monetaria internacional, dijo que “aquellos países de primer nivel que decidieron aprobar medidas de estímulo fiscal para paliar los efectos de la crisis, deberán seguir con ellas al menos durante todo el 2.010, y eso deberá pagarse de alguna forma en el futuro”.

¿Es difícil imaginar quiénes serán los principales socios en las deudas del tristemente famoso Primer Mundo?

El FMI les pidió en su informe encarecidamente a los gobiernos que presenten propuestas creíbles de salida de la crisis, para poder actuar en consecuencia y diseñar planes que respalden esas propuestas.

También les aconsejó a los gobiernos de los países más avanzados que pongan en práctica aumentos de impuestos para toda la población que equivalgan por lo menos al 3% del PIB de sus países, y que congelen por tiempo indeterminado el gasto per cápita, excluidas las pensiones y los gastos de salud, que inevitablemente aumentarán por el envejecimiento de la población en las naciones de “primer nivel”, y el consiguiente gasto en atención médica y pensiones por fallecimiento.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies