La británica British Airways sigue en plan de fusiones

El consejero delegado de British Airways, Willie Walsh, no tuvo ningún reparo en dar a conocer los futuros planes de la empresa.

La flamante fusión de la aerolínea británica con la española Iberia es sólo el primer paso de una serie de operaciones comerciales tendientes a optimizar el funcionamiento de la empresa en medio de esta crisis económica global que afectó de manera muy dura a la aviación civil.

Walsh dijo que la unión con Iberia “es sólo el primer paso. Tras ella vendrán más, en un proceso que será imparable para el sector. BA no ve esto como el final de la concentración sino como un paso para posicionar a la nueva empresa resultante para competir y participar en la concentración futura”.

Según el funcionario inglés, al terminar la serie de fusiones Iberia quedará con el 44% del paquete accionario del nuevo grupo.

El paso inmediato parece ser la unión con American Airlines para exprimir al máximo el jugoso mercado de las comunicaciones aéreas en el Atlántico Norte. La operación se llevará a cabo de forma tal de parecerse lo más posible a una fusión de acuerdo a lo que permiten las leyes de los Estados Unidos.

Se sabe ahora que las tratativas empezaron en Agosto del 2.008, apenas días después del anuncio de la futura unión con Iberia. Las leyes antimonopolio son muy rígidas en los Estados Unidos, pero el trío de compañías aéreas da por descontado que tanto las autoridades estadounidenses como sus pares europeas impondrán condiciones como para proteger mínimamente a la competencia y se dará el visto bueno al nacimiento de la nueva mega empresa de aviación civil.

Walsh intentó ya hace un año sin éxito la fusión de BA con la australiana Quantas, y ahora ya anunció que el mantenimiento de las marcas operativas BA e Iberia por separado se va a prolongar más allá de los cinco años que en principio se pactaron como meta.

Dijo que él particularmente no ve ninguna ventaja en unir por ejemplo los pilotos y azafatas en un solo grupo o cosas por el estilo. De producirse el arribo de American Airlines al grupo la situación no cambiaría, y más allá de la triple fusión cada empresa seguiría operativamente funcionando por separado de las otras dos.

En estos últimos tiempos el mercado aerocomercial no deja de dar sorpresas, y ya nadie cree que esta fusión sea la última que se produzca entre las decenas de compañías que en la actualidad surcan los cielos del mundo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies