Por los magros resultados, la argentina Autopistas del Sol informó que no cumplirá con sus obligaciones

La empresa de Argentina Autopistas del Sol (Ausol), de la cual participan también capitales de España, ya adelantó que el pago de los intereses de su deuda a los que debería hacer frente la semana entrante, no van a ser cumplidos. Esos pagos incumplidos o pasivos van a ingresar en una propuesta global de reestructuración que le va a presentar a sus acreedores financieros a la brevedad.

La Empresa envió un comunicado a la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, donde informa la situación por la atraviesa en estos momentos, explica que debido a los efectos negativos de la crisis económica global los resultados obtenidos no fueron los mínimamente esperados, y que debido a esto se ve obligada a incumplir con el pago de intereses de su deuda que originalmente vencerán el próximo 23 de noviembre, por lo cual el pago de esos intereses incumplidos deberán ser objeto de una renegociación global con los acreedores.

Ausol está presidida actualmente por el español Gonzalo Ferre Moltó, del grupo Abertis, y tiene desde el año 1.994 y hasta el 2.020 la concesión del corredor vial formado por la Avenida General Paz y el Acceso Norte a Buenos Aires, que es el más transitado de la República Argentina.

La recaudación por el cobro de peajes en el Acceso Norte disminuyó notablemente en los últimos tiempos debido a la crisis económica, y esto obligó a Ausol a tener que proponer a sus acreedores un plan de reestructuración de deudas para alcanzar “un nuevo perfil en la estructura de su financiación”.

Como dijimos, el 23 de noviembre Ausol debía hacer frente al pago de intereses por 9 millones de dólares, pero la Empresa formada por capitales argentinos, españoles e italianos cerró el tercer trimestre de este año con un patrimonio neto negativo de casi 3 millones de dólares y pasivos bancarios y financieros de corto y largo plazo que superan los 319 millones de la moneda estadounidense.

Ausol está cerrando sus balances anuales en rojo desde el año 2.005, es decir desde épocas muy anteriores a la crisis global que se desató en los Estados Unidos el año pasado.

En este 2.009 que ya entró en su recta final, la firma acumuló en los nueve primeros meses del año pérdidas por casi 49 millones de dólares.

Su deuda financiera está compuesta por obligaciones negociables por 152 millones de dólares que vencerán finalmente en el año 2.014 y otras por 155 millones de la misma moneda que vencerán en el año 2.017.

Las perspectivas son obviamente muy desalentadoras, sobre todo teniendo en cuenta que el gobierno argentino ya anticipó que no saldrá en auxilio de ninguna empresa que haya recibido importantísimas sumas en concepto de subsidios en los últimos años.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies