El Gobierno de Chávez interviene cuatro Bancos que al parecer dejaron de ser solventes

La crisis económica global se manifiesta de diversas formas.

En Venezuela ahora han aparecido cuatro Bancos, en realidad de tamaño bastante pequeño, que declararon tener graves problemas de solvencia y por lo cual debieron pasar a la órbita estatal en un intento de sanear sus cuentas.

Además se deberá comprobar el origen de los fondos que fueron utilizados en la adquisición de una de esas cuatro entidades.

La intervención a estas cuatro entidades fue anunciada a fines de la semana pasada por el ministro de economía Alí Rodríguez en forma oficial.

Los cuatro Bancos que van a ser intervenidos son los llamados Canarias, Confederado, Banpro y Bólivar, los que desde la semana próxima seguirán operando y atendiendo a sus clientes y al público en general, pero bajo un estricto control de la administración de Hugo Chávez.

Las cuatro instituciones en forma conjunta emitieron un comunicado que fue dirigido a sus clientes, aliados comerciales y al pueblo de Venezuela en general, en el que manifiestan que el funcionamiento de los Bancos en cuanto a las diversas actividades que desarrollan y los compromisos contraídos se mantiene con total normalidad.

“Nuestros clientes y relacionados cuentan con toda nuestra red comercial en pleno funcionamiento y llevando adelante sin problemas las labores cotidianas. De la misma manera, nuestras instituciones valoran la confianza y credibilidad que fueron depositadas en ellas y esperamos seguir con una relación comercial y amistosa sin inconvenientes, como ha sucedido hasta ahora”.

Esta es casi textualmente la publicación que en el diario “El Nacional”, uno de los de mayor circulación en Venezuela, dieron a conocer las autoridades de los Bancos ahora bajo la lupa gubernamental.

Hace apenas un par de días, las cuatro instituciones fueron notificadas por la Superintendencia de Bancos de Venezuela a cargo de Edgar Hernández Behrens que se les aplicarían medidas por las cuales, entre otras cosas, se les obligaba a un aumento de capital, a abstenerse de dar nuevos créditos hasta nuevo aviso y a no captar tampoco más fideicomisos.

Cabe agregar aquí que las cuatro instituciones que hoy están en el ojo de la tormenta fueron adquiridas por el empresario Ricardo Fernández mediante el sistema de Oferta Pública de Acciones en la Bolsa de Valores de Caracas, lo cual no deja al menos de crear cierta incertidumbre por el hecho de que todos los Bancos en problemas pertenezcan a un mismo dueño.

El tiempo y el gobierno darán su veredicto en futuro no muy lejano.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies