La crisis y otros factores hacen difícil la reestructuración de las Cajas

Miguel Ángel Fernández Ordóñez, el gobernador del Banco de España, es en estos momentos de crisis económica global una de las personas en la que el resto de los mortales no quisiera estar en su lugar.

Casi a diario se le presenta un nuevo frente de conflicto, y difícilmente se vayan cerrando los ya existentes con la misma velocidad.

La reestructuración del sistema financiero de España es realmente un tema como para preocupar a cualquiera.

El tema de las Cajas españolas está politizándose de una manera peligrosa, las distintas regiones del país ven, con cierta lógica, sus propios intereses por lo cual una solución global se hace muy difícil de llevar a cabo, y la normativa de Bruselas tampoco ayuda demasiado.

Ahora la Comisión Europea le acaba de pedir a la administración de Rodríguez Zapatero que por favor aclare en forma concreta qué fórmula se quiere aplicar para el plan de rescate de entidades.

España es el último país de la Eurozona en reestructurar la banca y eso preocupa mucho a sus vecinos de la región.

La Ley de Cajas tampoco es un problema menor. El Banco de España quiere que se modifique para quitar parte del poder que en estos momentos tienen los gobiernos autónomos sobre ellas.

Gerardo Camps, el vicepresidente económico y regulador de estas entidades, está poniendo en duda la solvencia de varias de las Cajas existentes por su negativa a entrar en tratativas con sus pares en vista a posibles fusiones para hacer frente a la crisis, debido a que llegado ese momento deberían poner sobre la mesa de negociaciones el verdadero estado de sus cuentas.

Actualmente es poco lo que el Banco de España puede hacer para obligar a las Cajas de las comunidades autónomas a mostrar los verdaderos números de sus balances, y es por eso que la Ley de Cajas está tomando tanta importancia en el marco del nuevo plan de regulación económica español.

Pero tampoco los partidos políticos parecen muy dispuestos a pagar el precio de apoyar la ley y enfrentarse casi con seguridad a las Cajas, hoy por hoy con un gran poder en el espectro económico y social español.

Ni el PSOE ni el PP quieren tomar en sus manos semejante patata caliente.

En estos momentos, lidiar con las Cajas parece ser más complicado que hacerlo con el sistema bancario, ya bastante maltrecho.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies