El Banco Central Europeo pide mesura en el optimismo

El Banco Central Europeo (BCE), cuya sede se encuentra en la ciudad alemana de Frankfurt, advirtió hace apenas unas horas que algunos de los factores en los que se está basando la recuperación y salida de la crisis económica global de los países de la Eurozona son de carácter temporal, por lo cual hay que ser cuidadosos al tenerlos en cuenta para el futuro.

En el boletín de diciembre el BCE asegura que la actividad económica mejoró en la segunda mitad del año, y augura un crecimiento “moderado” de cara al 2.010, pero reafirma que todas estas previsiones están condicionadas por un alto grado de factores que fácilmente pueden salirse de cauce y cambiar el rumbo de las cosas para bien o para mal.

Entre otras medidas tomadas, para consolidar la incipiente recuperación después de más de un año de zozobras, el Consejo de Gobierno del Banco decidió por unanimidad la semana pasada mantener el precio del dinero en un históricamente bajo 1%.

Según las autoridades, toda la eurozona se está beneficiando del ciclo de existencias y de la aparente recuperación de las exportaciones.

También lo está haciendo de la gran cantidad de medidas de estímulo macroeconómico que se van aplicando paulatinamente y de las que se adopten en el futuro para normalizar el funcionamiento del sistema financiero en general.

Pero por ejemplo, no todas las medidas de estímulo que se están aplicando van a prorrogarse a lo largo del tiempo, ya que muchas de ellas son estacionales y benefician a sectores productivos cuyo proceso de ajuste de balances tiene lugar en los sectores financieros y no financieros, y tanto dentro como fuera de la zona del euro.

Todo esto hace que el crecimiento de la eurozona durante el 2.010 será muy probablemente moderado y de un comportamiento signado por la irregularidad.

Además el BCE recordó que las previsiones en cuanto a la inflación son como máximo a mediano plazo por las inyecciones monetarias y los grandes cambios crediticios. Augura una estabilidad de precios a mediano plazo, lo que respaldará el poder adquisitivo de los hogares de la Eurozona.

El precio del dinero seguirá bajo por tiempo todavía no definido, aunque probablemente más cerca del 2% que del 1% actual.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies