Francia lanzará una gran línea de créditos para sectores “claves”

Más allá de las declaraciones de su presidente Nicolas Sarkozy y de otras importantes autoridades galas, Francia parece haber despegado, lentamente pero despegado al fin, de la crisis económica global.

Para reafirmar esa salida de la crisis, Sarkozy presentó hace muy pocos días un plan para brindar préstamos por un total 35.000 millones de euros a los sectores económicos que consideran claves, con más porvenir y capacidad de desarrollo.

Estos sectores están estratégicamente ubicados en cinco áreas que se consideran fundamentales: desarrollo sostenible, enseñanza superior y formación, industria, economía digital e investigación.

Entre las razones que esgrimió al explicar el destino de los fondos, Sarkozy dijo que se trata de adaptarse y estar en el grupo de avanzada de la nueva dirección que está tomando en este siglo la economía.

Sarkozy ya había encargado hace meses un trabajo profundo de investigación a una comisión especializada que fue dirigida por dos antiguos primeros ministros, el socialista Michel Rocard y el conservador Alain Juppé.

Aquí, como se ve, no se trató de discusiones partidarias ni sectoriales sino simplemente de poner al frente de la Comisión a los más idóneos, no importando su extracción política.

Algunos aconsejaban que los fondos fueran todavía mayores, pero eso no pudo llevarse a cabo por el alto nivel actual de la deuda pública francesa, que sin contar estos fondos el 2.010 rozará el 85% del PIB francés.

Entonces se decidió una posición algo más conservadora.

13.000 millones de euros provendrán de las devoluciones que harán los Bancos a los que se les prestó dinero en el gigantesco salvataje que se llevó adelante durante la peor parte de la crisis, hace algunos meses. Los 22.000 millones restantes saldrán de un gran préstamo que el Estado tomará en los mercados franceses a un interés del 3,5% anual, según palabras del propio presidente.

Y todavía quedan pendientes para una segunda etapa otros créditos por 25.000 millones de euros, lo que llevará la inversión total del estado francés en áreas de “futuro promisorio comprobado” a 60.000 millones de euros.

Ya Sarkozy adelantó que “nuestro objetivo es simple: queremos a corto plazo las mejores universidades del mundo”.

El sector de investigación como el biotecnológico recibirá 8.000 millones de euros, 5.000 millones irán a parar a desarrollos sostenibles como la futura construcción de un reactor nuclear de cuarta generación, y una partida muy importante será destinada al campo de la medicina, con énfasis en temas puntuales y concretos como la lucha contra el cáncer y el alzhéimer, por citar solo dos temas que preocupan a las autoridades galas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies