Moody’s les bajó la calificación a varias comunidades españolas

En medio de los desacoples y problemas que los coletazos de la crisis económica global siguen generando en España, se suceden malas noticias en cuanto a las “notas” que las principales calificadoras de riesgo les están poniendo a algunas comunidades autónomas de España.

No es que este hecho cambie demasiado la situación de esas comunidades, pero una baja en las calificaciones siempre entorpece las posibilidades de generar nuevas fuentes de intercambio con otras regiones, y de por sí no es un buen parámetro para medir la marcha de las cosas en esas comunidades.

Hace apenas siete días, era Standard & Poor’s la que ponía la deuda contraída por España en estrecha vigilancia y con pronósticos de implicancias negativas.

Ahora es otra calificadora de prestigio internacional, Moody’s, quien ha rebajado la calificación de obtención de créditos en tres comunidades españolas, la Comunidad Valenciana, Castilla- La Mancha y Catalunya.

A las tres comunidades las mantiene en estos días con una perspectiva negativa ante la posibilidad de un nuevo recorte de sus calificaciones en el futuro.

Pero no son éstas las únicas comunidades que parecen estar en problemas más o menos serios, al menos según el punto de vista de Moody’s.

En otro comunicado paralelo la calificadora informó que por las características de la marcha de la economía también se ve precisada a poner bajo vigilancia a Andalucía, Castilla y León, Extremadura y Galicia.

Todas estas últimas comunidades cambiaron en las últimas mediciones de Moody’s las perspectivas de “estable” a “negativa”.

Fue durante el último verano español, en Julio de este año, cuando la calificadora advirtió que estaba cambiando de manera “peligrosa” su visión acerca de las administraciones regionales en toda España, lo que en cierta forma explica por qué ahora se ha producido esta debacle en las nuevas calificaciones.

Todo esto sucede apenas horas después de que el presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, afirmara ante el Congreso de Diputados que hoy por hoy las calificadoras de riesgo, entre las que hizo especial hincapié en Moody’s, no son sino “oráculos financieros” que ahora se jactan de hacer predicciones exactas y sin margen de error, y en el pasado fueron incapaces siquiera de prever la terrible crisis a nivel mundial que se avecinaba.

No es tampoco un dato menor para el “enojo” de Rodríguez Zapatero el hecho de que Moody’s colocó recientemente a España primera en la lista de las economías de la Eurozona con más riesgos en los tramos finales de la crisis.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies