La divisa de los Estados Unidos sigue presentando batalla

A lo largo de la historia de los Estados Unidos como de la mayoría de los países, no son pocos los que creen firmemente que la fortaleza de la moneda nacional fue, es y será clave para mantener la solidez de la economía y el prestigio internacional del país.

Y notablemente, justo en momentos en que el mundo dejó de confiar en el dólar por la gran responsabilidad de los estadounidenses en la crisis global que hoy sigue todavía viva en buena parte del planeta, el debate sobre su supremacía dio un giro inesperado.

La preocupación que comenzó a expandirse por la abultada acumulación de deuda en países como Grecia, España e Irlanda, logró que muchos inversores volvieran a su viejo amor, el dólar, dejando de lado al euro.

La mejora gradual, lenta pero indudable en el empleo, la vivienda y el consumo en los Estados Unidos, hace que el dólar se esté recuperando a nivel mundial, encontrándose en estos momentos en su punto más alto del último año frente a sus seis principales divisas rivales, como el yen, el euro, la libra esterlina y otras. En resumen, la moneda estadounidense está en su período de recuperación más intenso de los últimos al menos diez meses.

Ahora bien, ¿esto significa un cambio de tendencia temporal, por motivos coyunturales, o estamos en presencia de una recuperación definitiva de la moneda “fuerte” del mundo por excelencia?

Algunos creen que el dólar podría debilitarse nuevamente a comienzos del 2.010, pero estas especulaciones no parecen tener demasiado asidero como para en estos momentos seguir apostando por el euro y en contra de la divisa norteamericana.

Desde los Estados Unidos ven los analistas cómo la situación en Europa sigue complicada, con dificultades financieras serias, y ahora con importantes problemas bancarios en Austria.

La deuda soberana griega se transformó en un llamado de atención para todo el continente, a punto tal que ya no es el único país de la Eurozona en esas condiciones.

Todos estos factores conspiran para que lo que hasta hace apenas unas semanas le sucedía al dólar ahora le pase al euro: está dejando de ser una moneda confiable por los graves problemas de algunos de los países que lo utilizan como moneda.

En este mundo totalmente cambiante, y más en épocas de crisis como la actual, habrá que seguir de cerca la evolución de los factores que influyen en las cotizaciones de las principales divisas, para ver cómo sigue esta “novela” entre al menos dos de las monedas consideradas “peso pesado” en el mundo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies