Según Lula, el 2.010 será “cómodo” para la economía de Brasil

El presidente de Brasil, Luiz Inacio Lula Da Silva, aseguró en estos días que espera para su país una situación económica que pueda desenvolverse con comodidad en el último año de su mandato.

Sin embargo no se arriesgó a aventurar una proyección de crecimiento, consciente de que el contexto mundial no es el más estable como para hacer proyecciones futuristas por la crisis económica global.

Pero dijo estar seguro de que “la economía crecerá lo suficiente como para generar empleos, mejorar la base salarial de los brasileños, aumentar el nivel de vida de la población y permitirle a los empresarios ganar más dinero”.

Consideró esto último muy importante porque dijo que es la génesis de los otros parámetros de mejoría de la economía del país.

De esta forma la gigantesca rueda de la economía brasileña se asegurará ponerse definitivamente en marcha sin volver a detenerse.
Sin hacer predicciones personales, Lula citó expectativas de analistas económicos, privados y del equipo gubernamental, que dicen que el PIB crecerá entre un 5 y un 6% durante el año próximo.

Estas declaraciones fueron hechas por el primer mandatario en el transcurso de su programa radial “Desayuno con el Presidente”.

No es un dato menor mencionar que Lula se mostró exultante en el transcurso del programa, ya que se acababa de enterar que el prestigioso diario inglés “Finantial Times” lo había incluido en la lista de las 50 personas más influyentes a nivel mundial por su desempeño en el ámbito global, sobre todo durante la crisis.

Lula dijo estar esperanzado en una mejoría de la situación a nivel internacional, de forma tal de poder incrementar en forma ostensible las exportaciones del Brasil, que son el eje de su economía, como sucede con la gran mayoría de las naciones de Latinoamérica.

Volvió a insistir en su teoría de que la crisis en Brasil y en toda América Latina fue menos agresiva que en el resto del mundo. Según él, en Brasil “la crisis llegó en último lugar y se acabó primero”, una frase que ya se le escuchó decir en varias oportunidades.

En el 2.009 la economía brasileña mostró solidez, competencia, osadía y una situación macroeconómica muy fuerte, por lo cual se puede según el presidente Lula esperar el 2.010 con tranquilidad y la confianza de “haber hecho bien los deberes”.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies