Para Hugo Chávez el 2.009 fue un año de “reimpulso” revolucionario

El presidente de Venezuela Hugo Chávez aseguró al finalizar el pasado 2.009 que el año fue un “reimpulso de los valores revolucionarios” y que concluyó bien a pesar de los problemas derivados de la crisis económica global y los permanentes embates del capitalismo en su “despiadado intento por frenar la transición definitiva al socialismo”.

En un discurso de difusión obligatoria por todos los medios televisivos y radiales, Chávez mencionó el éxito de su gestión para enfrentar en su país los efectos derivados de la crisis provocada por “el estruendoso fracaso del capitalismo”, asegurando que en la faz económica el 2.009 terminó mucho mejor de lo que los más optimistas cálculos oficiales habían previsto en un principio, y aprovechó la ocasión para hacer un caluroso reconocimiento público al gran trabajo de todo el equipo económico de su gestión para sostener de manera “más que satisfactoria” el andamiaje económico de Venezuela.

El primer mandatario recalcó que en su país no explotó en ningún momento ni el desempleo, ni la pobreza, ni los conflictos sociales que se produjeron en los Estados Unidos por la falta de empleo, ni ninguno de, según sus propias palabras, los desastres que la crisis por ellos mismos provocada se manifestaron en “el centro del capitalismo mundial”.

El PIB venezolano terminó el 2.009 con una caída del 2,9%, pero Chávez considera que esa cifra va a ser fácilmente revertida en el transcurso de este 2.010 que acaba de comenzar.

Chávez destacó que durante el año anterior aplicó una serie de medidas que redujeron un 6% el presupuesto nacional pero sin tocar en lo absoluto las partidas asignadas a la inversión social, la cual según sus propias palabras se mantendrá e incluso se verá incrementada en el 2.010, para trabajar en lo que para su administración es lo esencial, es decir la lucha contra la miseria, la exclusión, y a favor de elevar el nivel de vida de toda la población de Venezuela.

Finalmente mencionó de forma muy enfática los esfuerzos de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) por sostener el precio del crudo en una franja de entre 60 y 80 dólares por barril, en beneficio de las exportaciones de todos los países miembro.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies