La fusión de las Cajas Duero y España dependería del acuerdo laboral

Hace unos días, cuando se reunieron los Consejos de Administración de Caja España y Caja Duero aprobaron iniciar los trámites que permitan la fusión de ambas entidades.

Pero ya comenzaron a surgir algunos problemas. Mientras que en Caja España hubo unanimidad, no ocurrió lo mismo en Caja Duero, ya que tres de los dieciséis consejeros presentes votaron en contra.

Dos de ellos fueron los representantes de UGT y el restante un elegido por los impositores.

Y estos son lujos que en épocas de crisis global quizás no se puedan dar las Cajas en su intento de fusionarse para hacer frente a los problemas que todavía presenta la crisis.

Antonio Muñoz, el responsable de UGT en la entidad, asegura que en la reunión no se ofrecieron suficientes garantías debidamente documentadas acerca de la necesidad de alcanzar un acuerdo con respecto a la reducción de plantilla.

El presidente de Caja Duero, Julio Fermoso, ya informó a la prensa que lamentablemente si no existe un acuerdo sindical la fusión de ambas entidades no va a poder concretarse.

En los cálculos iniciales, se estima que sobrarían unas 300 personas de Caja Duero, alrededor de 550 de Caja España, y aproximadamente 250 oficinas.

La idea de los directivos es pedir unos 680 millones de euros al Fondo de Rescate.

En caso de que las tratativas prosigan con normalidad, la denominación social de la futura nueva entidad será Caja España de Inversiones, Salamanca y Soria.

Esta entidad tendrá la sede social, la presidencia y los órganos de gobierno en León, mientras que la dirección general tendrá su sede en Salamanca.

Pero a pesar de los problemas sindicales que se ciernan sobre la fusión, es intención del Banco de España que ésta siga adelante y que la nueva Caja resultante de la fusión comience sus actividades en julio, a pesar de que seguirán con sus respectivas marcas por dos años más.

Esta nueva Caja contará al momento de comenzar a operar con unos 6.000 empleados repartidos entre 1.117 oficinas.

Como los pronósticos indican que tras la fusión van a sobrar unos 900 trabajadores, la Confederación de Sindicatos Independientes de Cajas de Ahorro (Csica) les exigió a Caja España y Caja Duero una firme voluntad de alcanzar a la brevedad un pacto laboral que haga viables las negociaciones.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies