En Brasil los industriales son cada vez más optimistas para el 2.010

El panorama de Brasil para el corriente año comienza de una forma bastante prometedora.

Según un sondeo entre las principales empresas realizada por la Fundación Getulio Vargas, llamada así en homenaje a un paradigmático presidente brasileño del siglo pasado, casi la mitad de las industrias brasileñas planea este año aumentar sus inversiones, mientras que sólo el 17% duda o ya tomó la decisión de reducirlas.

La encuesta mostró una clara mejoría en las expectativas y el ánimo de los empresarios, algo fácilmente comprobable ya que a principios de 2.009, en plena crisis económica global, los que querían subir las inversiones apenas llegaban al 40%, mientras que un 28% planeaba bajarlas de plano.

Pero a comienzos del 2.008, cuando Brasil se encontraba en un proceso de plena expansión y crecimiento sustentable, el porcentaje de “optimistas” era del 53%, mientras los “pesimistas” no llegaban al 13%.

La intención del gobierno de Lula Da Silva es retornar a los valores que manejaban la economía brasileña en épocas pre-crisis, para lo cual deben reforzar todavía más la confianza de los industriales en el sistema y en la solidez de las finanzas del país.

El sondeo de la Fundación Getulio Vargas, que es el principal centro privado de estudios económicos de Brasil y al que inclusive recurren para estudios específicos de todas partes del mundo, realizó este informe después de haber consultado a los responsables de 762 empresas en 24 de los 27 estados en que se divide el país, y cuyas ventas durante el año 2.008 sumaron en conjunto alrededor de 267.000 millones de dólares.

Para la Fundación, “la mejoría gradual y estable del ambiente de negocios y la subida del porcentaje de utilización de la capacidad instalada hace que los industriales vean el 2.010 con buenos ojos y confíen en la recuperación definitiva de la economía nacional”.

La misma encuesta averiguó las expectativas por sectores, y el resultado obtenido fue que los que más pretenden aumentar sus inversiones este año son aquellas industrias relacionadas con bienes de consumo no perecederos, como los electrodomésticos y la industria automotriz, un formidable motor de la economía de Brasil.

Las perspectivas para este año se presentan muy distintas a las del inicio del año pasado, por lo cual seguramente eso se traducirá en una importante subida en el nivel de empleo de los brasileños.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies