La primera aerolínea de japón está al borde de la bancarrota

En los primeros días de enero de este año, alrededor del 10, se supo que la Aerolínea japonesa Japan Airlines (JAL), la primera de Japón y una de las más importantes del mundo se encuentra muy cerca de la bancarrota después del apoyo de los Bancos a esta medida que cuenta con el aval del gobierno nipón.

JAL está agobiada por las pérdidas y es por eso que tanto el Gobierno como los acreedores ven esta salida como la única para su abultada deuda y su excesivo tamaño en un sector como el aéreo que sufrió grandes reajustes en prácticamente todo el mundo.

De acuerdo a las nuevas directivas, la aerolínea japonesa deberá, por efectos de la crisis global de la que no pudo recuperarse, eliminar más de un 10% de sus vuelos internacionales, recortar un tercio de su plantilla y reducir en un 30% los planes de pensión de sus empleados.

La quiebra, que podría ser oficializada el 19 de este mes, sería la sexta en importancia en la Historia de Japón, porque su pasivo ronda los 11.200 millones de euros, lo que sitúa esta bancarrota a la altura de la recientemente producida de Lehman Brothers Japan.

Japón tiene un fondo estatal para reflotar empresas en riesgo, que se conoce como ETIC. Este proyectó un plan de inyección de fondos públicos para JAL con la condición de la inmediata suspensión de pagos por parte de la aerolínea.

Por su parte, el ministro japonés de Transporte, Seiji Maehara, confirmó que el gobierno hará todo lo posible para reestructurar JAL sin que la compañía se vea en la necesidad de suspender sus operaciones, en lo que sería visto como un “deshonor” para una empresa japonesa.

La reestructuración de JAL traería aparejada la pérdida del empleo de alrededor de 15.000 trabajadores y la reducción de los planes de pensión de más de 9.000 jubilados de la compañía.

Ya la Bolsa de Tokio sintió los efectos de la situación, ante el desbande producido por los accionistas de JAL en busca de desprenderse de las acciones de la empresa, que ya cayeron un 45% en las últimas horas.

Hace cuatro meses las acciones cotizaban a 180 yenes. Hoy lo hacen en torno a los 37 yenes.

Tanto las autoridades gubernamentales como los directivos de la empresa deberán ser muy cautelosos a fin de encontrar una salida lo menos traumática posible para esta muy difícil situación.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies