Brasil vuelve a recibir dólares después de la fuga de divisas del 2.008

En el transcurso del año pasado Brasil registró un saldo positivo en el intercambio de dólares con el exterior después de la gran fuga de divisas que se produjo en el 2.008 como consecuencia de la crisis económica internacional, según informaron las autoridades del Banco Central del país.

Las divisas que entraron a Brasil en el transcurso del 2.009 superaron a las que salieron en 28.700 millones de dólares, en contraste con el año 2.008, cuando las salidas superaron a las entradas en casi 1.000 millones de la moneda de los Estados Unidos.

A pesar de que las cifras hablan de una clara recuperación, los resultados todavía están bastante lejos de las cifras obtenidas en los años anteriores a la crisis. En el 2.006 el saldo positivo había sido de 37.300 millones de dólares, y en el 2.007 de 87.500 millones, todo un récord.

El año pasado la entrada de dólares a Brasil se vio favorecida principalmente por el segmento financiero, que incluyen entre otros a las inversiones extranjeras en títulos brasileños, acciones bursátiles y proyectos productivos. Este segmento arrojó un saldo positivo de 18.800 millones de dólares.

En cuanto al segmento comercial, en el cual están incluidas las exportaciones e importaciones de bienes y servicios, las entradas superaron a las salidas en casi 10.000 millones de dólares.

Estos datos se contraponen con los del 2.008, en el que el segmento financiero había dejado un saldo negativo de 49.000 millones de dólares, mientras que el comercial arrojó un resultado positivo de 48.000 millones.

A pesar de que la fuga de divisas de los tres primeros meses del año anterior por la crisis global dejó un saldo claramente negativo que siguió la tendencia del 2.008, en los nueve meses restantes de ese año el resultado se revirtió y el saldo del movimiento de divisas con el exterior fue positivo.

La caída de las tasas de interés en otros países también favorecieron el ingreso de divisas al Brasil, sumado a la clara mejoría de la economía brasileña.

El fuerte flujo de divisas y la apreciación del real hicieron que el gobierno debiese anunciar en noviembre pasado medidas para controlar el ingreso de capitales, como por ejemplo la subida de los impuestos sobre las inversiones extranjeras en la Bolsa de valores brasileña.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies