La candidata a presidenta de Brasil por el partido de Lula ya trabaja en su gabinete

La candidata del actual presidente de Brasil, Lula Da Silva para sucederle en la presidencia de su país, es su actual jefa de gabinete Dilma Rousseff.

Ella ya está preparando un equipo económico que resulte confiable para los inversores en el caso de ser elegida para ocupar la primera magistratura en octubre de la principal potencia de Latinoamérica.

También está sumamente preocupada por poner más énfasis en un mayor rol del Estado en todos los niveles.

Rousseff es la precandidata del oficialista Partido de los Trabajadores (PT), y se espera su proclamación oficial como candidata para el próximo mes de febrero, cuando ya estén delineados los planes gubernamentales para todo el 2.010 y se produzca, al menos eso es lo que pretende Lula, que se declare a la crisis económica internacional totalmente superada en Brasil.

En los sondeos de opinión Rousseff es superada por el actual Gobernador del Estado de Sao Pablo y líder de la oposición José Serra, pero en el PT se estima que las diferencias van a desaparecer una vez que la campaña proselitista haya comenzado.

Según información que dejaron trascender actuales funcionarios del gobierno de Lula, Rousseff planea mantener en su eventual gabinete a varios nombres claves de la administración actual, que hicieron que Brasil no sólo superase rápidamente la crisis global, sino que se convirtiera en una economía referente para el resto del mundo.

Entre estos nombres que la precandidata pretende mantener a su alrededor se encuentran el actual ministro de finanzas Guido Mantega, el presidente del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social, Luciano Coutinho, y el director ejecutivo de la petrolera estatal Petrobrás José Sergio Gabrielli.

También podrían figurar en su futuro gabinete Fernando Pimentel, un conocido economista y Nelson Barbosa, actual secretario de política económica del ministerio de Finanzas.

Las fuentes que dieron a conocer estos nombres y que están muy familiarizadas con el pensamiento de Rousseff, pidieron mantenerse en el anonimato.

Lo que queda indudablemente muy claro es que estos nombres muestran una idea muy clara de continuidad del actual modelo de Lula Da Silva, una mezcla de pragmatismo económico y activismo del Estado.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies