Grecia va a recibir ayuda de asesoría del Fondo Monetario Internacional

Un equipo de expertos en situaciones económico-financieras de alta complejidad del Fondo Monetario Internacional (FMI), que fue enviado por su presidente Dominique Strauss-Kahn, llegaron a Atenas el pasado 12 de enero.

Este equipo de economistas arribó a Grecia con el objetivo de ofrecer asesoría al gobierno helénico, el que ha solicitado urgente ayuda para poder hacerle frente a una instancia económica muy complicada fruto de la crisis económica global y de las dificultades que presenta la economía de Grecia para poder salir de la recesión que esta crisis produjo, y que lejos de disminuir se está complicando cada vez más debido a su alto nivel de deuda.

Los expertos del organismo financiero internacional permanecieron en el país por alrededor de una semana y en el transcurso de la visita se analizaron todas las posibilidades de que el FMI dé asistencia técnica durante al menos los próximos seis meses acerca de la reforma de pensiones, política e implementación de la administración tributaria, y una correcta gestión del presupuesto estatal para poder hacer frente a la situación.

Sin embargo, ni el portavoz oficial del FMI ni ninguno de los enviados a Atenas hablaron en ningún momento de la posibilidad de que se brinde específicamente ayuda económica al país europeo.

Sólo se trató de una misión de asesoramiento, pero no hay en juego dinero en calidad de préstamo, al menos por el momento y de acuerdo a las declaraciones oficiales de ambas partes.

En estos momentos la situación financiera de Grecia es la peor de toda la Unión Europea. Es por esto que sus socios de la Eurozona están muy preocupados por las implicancias que podría traer a toda la región un agravamiento del complejo presente económico que presenta el país.

La nación mediterránea, aunque las cifras oficiales definitivas todavía no fueron dadas a conocer, cerró el ejercicio fiscal del año anterior con un déficit fiscal que es el equivalente a casi el 13% de su Producto Interno Bruto, lo que llevó su deuda total a la casi inimaginable situación de ser el 113% del PIB griego.

En el mes de diciembre del año pasado, las principales agencias internacionales de calificación crediticia redujeron la evaluación de la calidad de la deuda griega, lo que hizo que ésta se encareciera todavía más, complicando la situación hasta casi el borde de la debacle.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies