La lucha contra la violencia pasó momentáneamente a segundo plano en las prioridades de México

El presidente de México, Felipe Calderón, dijo en un discurso por la cadena mexicana de televisión hace unos días que en estos momentos las máximas prioridades de su gobierno son crear nuevas fuentes de empleo y reducir drásticamente la pobreza, que desde que se desató la crisis financiera internacional se disparó a cifras inéditas para el país.

El combate contra el delito y el narcotráfico están hoy por hoy tercero en la lista de prioridades de su administración para el 2.010.

Los violentos enfrentamientos que las fuerzas armadas mexicanas vienen sosteniendo contra los principales cárteles de la droga fueron la prioridad número uno de la primera mitad de la gestión de Calderón.

Fue un período donde la violencia relacionada con el narcotráfico causó más de 15.000 muertes en todo el territorio mexicano.

Sin embargo, y pese a todos los problemas que la delincuencia y las drogas están trayendo a la sociedad mexicana, Calderón enfatizó en su discurso que las prioridades uno y dos de su administración son en la actualidad y durante todo el año 2.010 crear empleos y combatir la pobreza extrema en la que han caído algunos sectores de la sociedad de su país.

“Crear empleos, porque eso es lo más importante para que una familia pueda salir adelante”, afirmó el presidente, cuyo discurso para las elecciones presidenciales del 2.006 se basó en el pleno empleo, pero que luego se vio eclipsado por la guerra contra el narcotráfico y la recesión producida por la crisis global.

El primer mandatario prometió inversiones récord en obras de infraestructura de caminos, puertos y aeropuertos, las que se supone darán trabajo a decenas de miles de mexicanos.

Según las últimas cifras oficiales, los parados en México llegaron al 5,6% en noviembre del año pasado.

Pero esta cifra es difícilmente creíble, porque la mayoría del país no tiene seguro de desempleo y los desocupados generalmente buscan trabajo como vendedores callejeros u otros empleos informales.

Calderón repitió durante su discurso no menos de cinco veces que el 2.010 será el año del despegue definitivo de México de la crisis.

Asimismo el presidente aseguró que va a combatir la pobreza destinando mucho más dinero a la construcción de escuelas y hospitales, y en programas sociales de apoyo financiero a las familias más pobres.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies