La Argentina puede ver afectada su calificación de riesgo por la crisis en el Banco Central

Las dos principales agencias calificadoras de riesgo de los Estados Unidos, Fitch y Moody’s, están de acuerdo en que el enfrentamiento político que por estos días y desde hace un par de semanas vive la Argentina sobre el uso de reservas para pagar la deuda pública está generando una inestabilidad que de prolongarse en el tiempo podría afectar su nivel de calificación internacional.

Las idas y vueltas entre las decisiones de la jueza que entiende en la causa y las constantes quejas de la oposición por lo que consideran un avasallamiento a las potestades del Poder Legislativo, que es el que debería liberar los fondos para el pago de la deuda, están creando un clima de incertidumbre que si bien aún no se vio reflejado en los mercados, presagia problemas en caso de prolongarse en el tiempo.

El declarado hace ya unas semanas conflicto entre la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y el presidente del Banco Central de la República Argentina, Martín Redrado, podría según los especialistas de Fitch en temas referentes a Latinoamérica “minar la credibilidad soberana, fiscal e institucional” del país.

Casey Reckman, el responsable de Fitch para deudas soberanas, afirmó que esta situación podría acarrear consecuencias negativas para la calificación de los bonos argentinos en el exterior.

Por su parte, Gabriel Torres, el analista especializado en temas latinoamericanos de Moody’s, se expresó en forma similar a su colega.

Torres cree que la crisis de poderes en la Argentina causó un “estancamiento legal” que no hace sino reforzar la idea de una debilidad institucional , si bien no de fondo, al menos en el aspecto operativo del gobierno, lo que frena las posibilidades del país de despegar definitivamente luego de la crisis global.

La creación del Fondo del Bicentenario por parte del gobierno para poder hacer uso de 6.600 millones de dólares para el pago de deudas soberanas de la Argentina no es bien vista por ninguna de las principales calificadoras de riesgo del mundo, que ven cómo el Poder Ejecutivo pasa por encima de las normas legales vigentes, haciendo caso omiso a las decisiones, todavía no tomadas, del Congreso en sus dos Cámaras.

Si la voluntad de pagar la deuda emitida se frena por la actual crisis política, las opciones de financiación del país a nivel internacional podrían verse afectadas a lo largo de todo el 2.010.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies