En los Estados Unidos la Fed ganó más de 46.000 millones de dólares en plena crisis

Afirman los entendidos en cuestiones de negocios que en tiempos de crisis no hay nada mejor que disponer de efectivo para poder hacer excelentes negocios.

Si a esto le agregamos que el que tiene el dinero en su poder es además el que controla la máquina que fabrica el dinero, la ecuación para él dará casi perfecta, ya que las ganancias superarán las expectativas más optimistas.

La Reserva Federal de los Estados Unidos (Fed), que no es otra cosa que el Banco Central de los estadounidenses, cerró su balance del año 2.009, un año signado por la falta de dinero y los problemas económicos y financieros derivados de la crisis económica global si los hay, con un beneficio récord de 46.100 millones de dólares.

Jamás desde que en el año 1.914 se creó la Fed, la autoridad monetaria de los norteamericanos obtuvo ganancias de esta magnitud. El récord anterior era del año 2.007, y ahora lo obtenido supera cómodamente, en un 45%, las ganancias del año pasado.

El repunte que mostró la economía de los Estados Unidos muestra a las claras la política de agresividad de los mecanismos que adoptó la administración de Barack Obama desde fines del 2.008 para rescatar al desmantelado sistema financiero de su país y restaurar la economía a través de las compras agresivas de bonos.

La mayor parte de las ganancias llegaron a la Fed por los grandes intereses que generaron los activos de la deuda pública, hipotecas y créditos al consumo que la Institución fue adquiriendo a lo largo de todo el año anterior para poder responder de un modo eficaz a las consecuencias de la crisis.

Pero también es cierto que de esta forma la Fed está asumiendo el riesgo sobre lo que les pueda ocurrir a esos activos en el momento en que decida comercializarlos en el mercado. No cabe dudas de que fue una jugada arriesgada y peligrosa, ya que en ese momento podrá obtener de la venta tanto importantes beneficios como grandes pérdidas.

La Reserva Federal obtuvo de estos intereses un beneficio bruto de alrededor de 36.000 millones de euros.
Luego de cubrir los gastos que se originaron y pagar 965 millones de euros en dividendos a las entidades que forman parte del sistema, todo el dinero restante se transfirió al Tesoro de los Estados Unidos, que en caso de que así lo decida podrá utilizarlos para reducir el déficit que esta crisis sin antecedentes originó en sus arcas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies